FALLO CORTE ABORTO

Fuerte cuestionamiento del Colegio de Abogados de Tucumán al Fallo de la Corte

(AA) La Comisión de Derecho a la Vida del Colegio de Abogados de Tucumán considera que la sentencia del tribunal es política y no jurídica. Ha instituido la pena de muerte sin juicio previo al niño inocente no nacido en un intento de instalación del “aborto sentimental”. Calificó la sentencia como: contraria a derecho, inconstitucional, discriminatoria, antijurídica, repugnante al sentido de justicia, contradictoria, agraviante para los derechos de la mujer, lesiva al interés nacional, agraviante al sentimiento de nacionalidad argentina y como un atentado contra el estado de derecho.

 

DICTAMEN DE LA COMISION DE DERECHO A LA VIDA del Colegio de Abogados de Tucumán a la Sentencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina - Fallo 259- 13-03-2012. Dictada en los autos: “FUENTES AURORA LUISA s/ MEDIDA AUTOSATISFACTIVA".

El fallo 259/12 de la C.S.J.N. del 13/03/12 es contrario a derecho porque ha instituido la pena de muerte sin juicio previo al NIÑO INOCENTE NO NACIDO en un intento de instalación del “aborto sentimental”.

La sentencia:

Es inconstitucional: Desconoce la protección que nuestra Const. Nac. incorporó a nuestro ordenamiento jurídico a partir de la reforma de 1994, protegiendo el fundamental derecho humano a la VIDA de TODO ciudadano argentino (nacido o por nacer), a través de la incorporación de instrumentos internacionales al rango constitucional [1], y desconociendo innumerables disposiciones de Tratados Internacionales y legislación Nacional, tales como los Códigos Civil y Penal.

El fallo viola abiertamente la Convención de los Derechos del Niño (Ley 23.849) y la Ley 26.061 cuando establecen que cuando existe un conflicto de derechos, en todo caso se debe hacer prevalecer el interés superior del niño. Desconoce además la manifiesta contradicción entre todas estas normas nacionales e internacionales con la vigencia de las excusas absolutorias previstas por el art. 86 inc 1 y 2 del Código Penal Argentino [2], las cuales han quedado derogadas tácitamente por una norma posterior y de carácter superior (Constitución Nacional de 1994 frente a Código Penal de 1921.

Es discriminatorio y viola la IGUALDAD ante la ley: porque discrimina entre niños deseados, a quienes reconoce la calidad de persona y su derecho a vivir y niños concebidos en circunstancia de violencia o no deseados, negándoles a estos bebés el derecho a nacer. Además es lesiva del derecho de igualdad ante la ley (art.16 de la Const. Nacional) pues la persona por nacer, sin importar sus cualidades o accidentes, menos aun la causa de su concepción, tiene derecho a crecer en su ambiente natural como es el seno materno.

Es antijurídica, pues desconoce la naturaleza jurídica del aborto, transformándolo de delito en “derecho humano de la mujer”, en detrimento del primer derecho humano del niño indefenso.

Repugna al sentido de JUSTICIA: al negar el derecho a la Vida de una persona única e irrepetible. La vida del niño por nacer se convierte en una cosa destruible por la sola voluntad de la madre. Es decir deja de ser inviolable. La Corte promueve la muerte de todo niño no nacido por la sola causa de su concepción violenta, instruyendo al Poder Ejecutivo Nacional la ejecución “sanitaria” del mismo y negando cualquier reclamación judicial.

Es contradictorio ya que aunque menciona el principio del in dubio pro homine (considerando 17), no lo aplica a la persona por nacer y sus derechos, asumiendo una interpretación que contradice dicho principio al negar vigencia real al derecho a la vida del niño por nacer.

La sentencia es política y no jurídica. La Corte falló in abstracto, o sea que ya el niño había sido ejecutado, lo que manifiesta que actuó con premeditación y con la firme intención de viabilizar y hacer efectivos los protocolos de atención de abortos del Ministerio de Salud de la Nación y demás políticas pergeñadas desde el I.N.A.D.I. y Secretaría de Derechos Humanos de la Nación -organismos dependientes del Ministerio de Justicia de la Nación- en connivencia con éstos: actuó políticamente y no jurídicamente, desconociendo así el principio republicano de independencia de poderes.

La corte además avanzó indebidamente sobre la facultades y poderes del Congreso de la Nación y del Poder Ejecutivo al arrogarse la potestad de promover acciones, protocolos y procedimientos para garantizar la aplicación del crimen abominable del aborto en los mal llamados “aborto no punibles”.

Es agraviante para los derechos de la mujer, pues le propone el aborto como única solución ante el hecho de la violación, sin medir los daños físicos, morales y mentales que ocasionará a la madre cometer un aborto: el síndrome post-aborto. Sin considerar que el aborto no la hará olvidar el trauma de la violación. Al mismo tiempo, el violador resulta manifiestamente favorecido, ya que la propia Corte aconseja no judicializar la cuestión y tener por acreditada la violación con una simple declaración jurada de la peticionante. O sea que, sin denuncia, el violador quedaría libre para seguir atacando.

Incita a invertir ingentes sumas de dinero en el sistema sanitario argentino para matar bebés en el vientre materno; en vez de invertir esos recursos en dar apoyo a tantas y tantas mujeres que tienen embarazos conflictivos, a fin de que puedan llevar adelante los mismos, y, llegado el caso, si al dar a luz no pudieran criar a sus hijos, darlos en adopción.

Adviértase la notable desproporción de los valores en conflicto: Supuesta mejor o peor salud de la madre vs. vida o muerte del hijo.

Lesivo al interés nacional, pues persigue el cumplimiento de una agenda internacional encaminada a la aceptación y promoción del aborto como medio de aparente solución de un problema, cuando resulta a todas luces evidente que nunca se puede solucionar absolutamente nada condenando a muerte a un inocente y dejando libre al violador.

Agravia el sentimiento de nacionalidad argentina: pues cada  niño que muere por aborto es un argentino que muere sin haber tenido la oportunidad de conocer y servir a su Patria.

Atenta contra el Estado de derecho: Un estado en el que la vida vale según quién la reclame, en el que la vida deja de ser un bien jurídico inviolable e inalienable, no es Estado de Derecho. El derecho deja de existir. Y un pueblo sin derecho es un pueblo condenado a perecer.

Comisión de Derecho a la Vida del Colegio de Abogados de Tucumán.

[1] Convención americana de derecho humanos o “Pacto de San José de Costa Rica” art. 1,2,3,4, aprob, por Ley 23.054; Convención de los derechos del Niño, aprob, por Ley 23.849; ambos instrumentos incorporados al bloque de constitucionalidad en la reforma de 1994 en el art 75, inc 22 de la C.N.;

[2] Ver Dictamen de la Academia nacional de Cs. Morales y Políticas sobre las excusas absolutorias del art 86 del código penal, aprobado en la sesión privada del 26/11/2008; el Aborto en el derecho positivo argentino, R. Bach de Chazal editorial El Derecho UCA – 2009, pag.170-186

Comentarios

La Red de Familias Entrerrianas repudia el Fallo de la Corte Suprema de "(in)Justicia".

(AA) Todos los que somos papás y mamás, hemos experimentado lo que es acompañar el crecimiento de un hijo, desde los primeros días de concebido hasta su nacimiento, observándolo en las ecografías, sintiendo sus "pataditas", viendo crecer la pansa, percibiendo su presencia. Por ésto, sentimos un profundo dolor al saber que vidas como éstas, son brutalmente destruidas en el seno materno, con el "supuesto amparo" de la Legislación Argentina.

 

Todos los que hemos tenido información sobre procesos judiciales en causas por abuso o violación; conocemos lo extensos que resultan en el tiempo y el sin número de pruebas que se exigen para condenar al imputado. Por tanto, nos indigna que paradójicamente se resuelva con tanta celeridad y precipitación, la pena de muerte aplicada a un bebé indefenso e inocente.

Todos los que día a día promovemos la vida mediante acciones concretas y cotidianas, haciendo conocer esta postura a nuestras Autoridades, por diversos medios; consideramos que NO PUEDE HABLARSE DE JUSTICIA, cuando arbitrariamente se desatiende la voluntad de miles de argentinos.

Máxime sabiendo que mientras muchos niños son abortados, existen también muchos matrimonios de nuestro país que esperan anhelantes e infructuosamente la posibilidad de adoptar un hijo que nunca llega; dando que en vez de ofrecerles ésta posibilidad, unos pocos deciden la mutilación y eliminación de los bebés para luego arrojarlos en un tacho de basura.

¡¡¡ENTRERRIANOS Y ARGENTINOS QUE AMAMOS LA VIDA, SIGAMOS ADELANTE CON NUESTRA LABOR!!!

Comentarios

Mons. Aguer: la Corte jamás se atrevería a castigar con la pena de muerte al violador

(AA) En algunos países en los que, desde hace años, rige el acceso legal al aborto se vienen verificando movimientos de opinión e iniciativas dirigidos a aminorar, si es posible, los efectos funestos de semejante disposición. Tengo registros interesantes acerca de Italia donde crecen los objetores de conciencia que se niegan a intervenir aplicando la ley que permite el aborto desde 1978. Son ginecólogos y personal sanitario en gran número.

 

Un reciente informe sobre la actuación de esa ley indica que los ginecólogos objetores, a nivel nacional en Italia, han pasado del 58,7% del 2005 al 62,2% en el 2006 y al 71,5% en el 2008 que son los últimos datos disponibles. A su vez los anestesistas paralelamente pasaron 45,7% de objetores al 52,6% y en cuanto al personal no médico pasaron del 38,6% al 43,3% siempre a nivel nacional.

Pero en algunas regiones de Italia los ginecólogos que se niegan a eliminar a los niños por nacer se elevan hasta alcanzar el 85,2%, los anestesistas al 77,8% y el personal no medico al 87%. O sea que se van a ver en una dificultad porque no van a poder aplicar la ley precisamente porque ha evolucionado favorablemente la conciencia de aquellos que se dan cuenta que no han venido a ejercer esa profesión para matar.

Este contexto difiere muchísimo de lo que ocurre en la Argentina porque allá, ciertamente, el aborto es una triste desgracia desde hace años pero comienza a esbozarse un retroceso, un retorno mientras que acá, nosotros, empezamos a acelerar el camino de ida.

Y quiero referirme, precisamente, al reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que, refiriéndose a un caso particular que llegó hasta su altísima autoridad, ha realizado una interpretación en sentido amplio, laxista, del viejo Artículo 86 del Código Penal que no castigaba el aborto en el caso de una mujer deficiente mental que había sido violada.

Hay una vieja disputa acerca de cual es el alcance y el sentido preciso de ese Artículo 86 del Código Penal y la Corte ha interpretado autoritativamente extendiendo esa no penalización del aborto a todo caso de violación.

Claro, ahora el Presidente de la Corte dice que no se trata de favorecer la legalización del aborto pero aquí se está produciendo una jurisprudencia autorizada que va a ser aplicada en muchísimos casos. De hecho, entonces, hay que decir que la Corte ha concretado la no penalización del aborto en caso de violación.

La Corte jamás se atrevería a castigar con la pena de muerte al violador pero sí está castigando con la pena de muerte al fruto de una violación, añadiendo a ese crimen horrendo que es la violación este otro crimen que es la muerte del inocente, porque de eso se trata la inhumación de una vida inocente.

Y que esto es así se advierte por las reacciones que ha despertado este fallo con reacciones favorables en los grupos conocidos de abortistas, en aquellos legisladores de distintos partidos que incluso han presentado proyectos o se han manifestado a favor de proyectos para legalizar despenalizándolo el aborto.

O sea que en la Argentina estamos de ida.

Ahora bien, lo extraño es que la Corte Suprema de Justicia de la Nación falle en contra de la Constitución. Alguno podrá pensar que no es la primera vez que lo hace pero este caso es particularmente significativo porque la Constitución, reformada en 1994, ha incorporado a su texto Tratados Internacionales que defienden el derecho a la vida desde el instante de la concepción y, además, las reservas que ha hecho la Argentina en distintas Conferencias Internacionales, aclara que se trata del niño por nacer desde el instante de la concepción.

Entonces aquí hay algo muy extraño porque la Corte Suprema que es la encargada de custodiar la Constitución falla, en este caso, en contra de la Constitución. Lo que podría haberse propuesto en todo caso es declarar inconstitucional aquel viejo Artículo del Código Penal que, en los años ’20 del siglo pasado, haciéndose cargo de una mentalidad eugenésica que reinaba en la Argentina de la época, ha establecido eso de la posibilidad de que aborte una mujer deficiente mental violada. Ahora la Corte dice que no es necesario que sea deficiente mental sino que toda mujer violada puede recurrir tranquilamente al aborto.

Bueno, pues esto es la Argentina, por desgracia esto es la Argentina: marchamos alegremente hacia el mundo del revés.

Mons. Héctor Aguer, arzobispo de La Plata. Reflexión semanal de monseñor Héctor Aguer, arzobispo de La Plata, en el programa «Claves para un mundo mejor» (17 de marzo de 2012)

Comentarios

Corte Suprema: otra burla más

Elena Olivieri

(AA) No encuentro otra clasificación para el bochornoso fallo de la corte. ¿A quién se supone que está protegiendo este fallo? A las dos víctimas, no. Al niño no nacido no lo protege porque lo mata, más allá de todas las declaraciones huecas que hacen sobre los derechos del niño.

 

¿Tanto discurso para justificar sus conciencias? Si realmente creen que todos los niños sin diferencia de raza, religión, nivel social tienen derechos inalienables, entonces están segregando por la forma de haber sido concebidos: es discriminación. ¿Porqué no salió el INADI a denunciar el fallo como discriminatorio?. Estos niños y niñas, estos todos y todas ¿no son sujetos de derechos?.

A la otra víctima, la adolescente tampoco la protege. Los medios frente a casos de violación recomendaban con énfasis la denuncia del hecho, y me parece muy bien. ¿Qué pasó ahora? ¿Para evitarle a la adolescente el dolor de revivir lo pasado no le exigen la denuncia? ¿Y antes? ¿No tenían que sufrir revisaciones médicas por demás humillantes? En este caso, la prueba del embarazo es más que contundente. El ADN de la criatura es prueba irrefutable.

Si no lo denuncia está expuesta a sucesivas violaciones, sobre todo en casos en que el violador integra el núcleo familiar. Y si es una violación producto de un ataque de un desconocido, no ayuda a las otras posibles víctimas no realizar la denuncia. Si queda suelto, volverá a hacerlo.

¿A quién protege entonces?: ¡al violador!. Frente al daño hecho a una inocente se castiga a otro inocente y de la peor manera, negándole la posibilidad de vivir.

Según el fallo el crimen parece ser el embarazo no la violación, y el criminal es el no nacido.

Una jovencita violada en su núcleo familiar, sin decir nada, sin denunciar, pide que le hagan un aborto. ¡Parece sugerido por el violador! Nadie se entera, y puede seguir violándola.

El dolor, la humillación, el daño psicológico que sufrió y seguirá sufriendo (porque continuará violándola) ¿se soluciona con el aborto? Al contrario le suman más dolor, más humillaciones, más daño psicológico. ¿Y a todo esto, el violador, qué?

¿Nos toman por tontos?

Más allá de que abre la puerta a un sinfín de abortos de violaciones no comprobables. Cuantos niños más morirán anónimamente. Cualquiera, mujer, por supuesto, va dice me violaron y sin más… ¿aborta? ¿Y si no fue de una violación?¿Y si el padre quiere que nazca? Él también tiene derecho sobre su hijo.

Es decir, en pocas palabras: se despenalizó el aborto.

Comentarios

Permisos para matar

Alejandro Freeland

(AA) Dos noticias de la semana proponen una discusión tan interesante como compleja. ¿Tenemos permiso para matar a otro? Y, en su caso, ¿en qué condiciones, bajo qué requisitos y con qué límites ese permiso resulta operativo? Uno, el asalto al periodista Etchecopar y a su familia en su casa. Otro, la sentencia de la Corte sobre el aborto.

 

Cuando decimos que existe un permiso, afirmamos que la conducta es legítima, es justa, no es contraria al Derecho. Así, hay algo de valioso en que una persona en situación de necesidad cause un mal por evitar otro mayor que lo amenaza: la salvación del interés preponderante resulta socialmente preferible y de allí el permiso. Y aunque nunca resulta valioso matar a otro, en situaciones de legítima defensa el Derecho prefiere y permite la salvación de la persona amenazada por la agresión injusta. En cambio, hay otros casos en los que el Derecho no expresa esa preferencia y aunque sin validar la conducta (que considera injusta), no puede castigarla o prefiere (elige) no castigarla. Excusa, perdona, se resigna, retira la pena; pero no autoriza, no permite, no justifica. La existencia de un permiso legal está mucho más clara, a mi juicio, en el primer caso que en el segundo.

La familia Etchecopar fue sorprendida por tres delincuentes armados que ingresaron al hogar utilizando a su hijo de rehén. Un furioso enfrentamiento armado dejó, de un lado, heridos al periodista y a su hijo y, del otro, a un ladrón muerto y a otro herido. No parece dudoso que, al disparar, el señor Etchecopar actuó legítimamente en defensa propia y de su familia frente a los agresores. Lo hizo dentro de los precisos y exigentes límites que la ley impone. ¿Y cuáles son? Que se defiendan derechos o intereses individuales propios o de un tercero; que se conteste una agresión actual o se impida una inminente y no provocada; que se actúe para impedir o repeler la agresión y que la respuesta sea racional. Todo lo cual (a pesar de la cantidad de tiros, y porque fueron de ambos lados) parece presente en el caso Etchecopar. Si alguno de los requisitos no concurre, la acción defensiva se despoja de legitimidad, se convierte en un caso injusto que habrá que ver si perdonamos o eximimos de pena por alguna otra razón. Además, la ley reconoce una defensa privilegiada para algunos casos especiales, como el de “aquel que encontrare a un extraño dentro de su hogar, siempre que haya resistencia”. En ellos se entiende que concurren los requisitos legales, salvo prueba en contrario. Etchecopar no actuó un injusto penal ni civil. Obró con permiso para matar.

La Corte Suprema acaba de autorizar el aborto de cualquier mujer víctima de una violación, con la sola condición de que declare bajo juramento que el embarazo fue producto del delito. En rigor, sostiene que ello está permitido desde la sanción misma del Código Penal en 1921, y no entiende cómo es que cuestión tan clara pudo suscitar tanto debate y dudas por noventa años. La respuesta que se me ocurre, salvo extrema idiocia de abuelos, padres y nietos, es que la cosa no estaba tan clara. Y acaso sea porque el artículo 86 inciso 2º –que dice: “No son punibles” ni el médico ni la madre “si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido por una mujer idiota o demente”– no otorga un permiso para matar, sino que retira o renuncia a la punición por otras razones.

De esta sentencia, tan importante como polémica, me interesa comentar aquí sólo un aspecto. Y es que la Corte decide que esos casos “no son punibles” porque están amparados por un permiso legal (por una causa de justificación). Y ¿cuál es el permiso para matar que concurre en el caso? La Corte repite varias veces que la mujer tiene un indudable derecho (el de abortar cuando es violada) derivado del permiso que le otorga el artículo 86 inciso 2º del CP (justificación específica para el caso de violación).

Los problemas que se plantean son varios. Cuando de matar a otro se trata, el legislador, precavido, ha limitado el permiso, por lo menos en la interpretación hasta ahora vigente, a las muy estrictas exigencias de las justificaciones específicas (fundamentalmente a casos de legítima defensa). Y en el supuesto del artículo 86 inciso 1º (aborto terapéutico, cuando existe grave riesgo para la vida de la madre) que algunos interpretan como un permiso, a criterios de necesidad con requisitos todavía más estrictos que el de esa justificación específica (a la situación de conflicto y a la ponderación de los males en juego, se le suma el consentimiento de la madre, y la intervención de médico diplomado).

Pero el artículo 86 inciso 2º no prevé otros requisitos o límites más que la circunstancia de la previa violación –que según la Corte no debe ser comprobada sino sólo alegada bajo juramento–, la intervención de médico y el consentimiento de la paciente. Todas cuestiones ajenas o externas al sujeto pasivo de la acción que se afirma “justificada”. Su dignidad como persona y sus derechos no merecen mención o consideración alguna.

No conozco, y tampoco advierto en la sentencia ni en la doctrina, buenas razones para considerar permitida la muerte de otro merced al ejercicio de un derecho de estas características y derivado de una autorización legal tan despojada de consideraciones respecto de quien sufre la injerencia que deriva en su muerte.

Y tampoco encuentro en la sentencia esfuerzos argumentativos por señalarlos. Esta es una de las novedades que nos trae la decisión. Interpretación amplia del artículo 86 inciso 2º del Código Penal y, en consecuencia, ampliación significativa de permisos para matar. En mi opinión, nada que celebrar.

Nota relacionada del autor:

Alejandro Freeland es Profesor de Derecho Penal en UBA y Universidad Austral. Artículo publicado originalmente en Perfil.

Comentarios

Corporación de abogados católicos: El fallo de la corte se apoya en supuestos racistas.

(AA) En una declaración en relación al fallo de la Corte Suprema del 13 de marzo del cte. año, la Corporación de Abogados Católicos realiza un excelente análisis del mismo que debería avergonzar a los ministros de la Corte ya que el fallo mencionado hace agua por todos sus costados. Todo esto estrictamente desde el punto de vista del Derecho, sin tener en cuenta temas de ética fundamental. Señores Jueces de la Corte Suprema: después de leer esto Uds. deberían renunciar a sus cargos y dejar de hacer tanto daño irreparable.

Comentarios

¡Vengo a ejercer mi derecho a abortar. Médico, proceda ya!

Alejandro Freeland

(AA) La Corte Suprema, en fallo de hoy (“A. F. s/medida autosatisfactiva”) que termino de leer por segunda vez (sin liberarme del estupor) ha dicho que el artículo 86 del Código Penal consagra “un derecho a abortar” a toda víctima del delito de violación.

Comentarios

Análisis sintético del fallo de la Corte Suprema sobre abortos no punibles en Argentina.

María Inés Franck y Nicolás Lafferriere

(AA) En el día de la fecha (por el 13 de marzo) la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina (CSJN) dictó un fallo judicial sobre el alcance de la causal de no punibilidad del aborto contenida en el artículo 86, inciso 2°, del Código Penal. A continuación, presentamos un primer y sintético análisis del fallo, que consideramos particularmente grave por violentar el derecho a la vida de las personas por nacer.

Comentarios

Universidad Católica Argentina: Preocupación ante el fallo de la corte

(AA) La facultad de Derecho de la UCA difundió un comunicado en el que muestra su preocupación en torno al fallo de la Corte de Justicia de la Nación en el que se confirma la sentencia que autoriza la realización de un aborto a una joven de 15 años. El fallo que reinterpreta el art. 86  Inc. 2 del Código Penal ampliando su aplicabilidad y facilitando su ejecución. Según el comunicado esta sentencia introduce una profunda herida en la protección de los derechos humanos fundamentales del niño por nacer.

Comentarios

Red Federal de Familias Repudió el "fallo" de la Corte

(AA) La Red Federal de Familias repudió enérgicamente la declaración judicial, con pretensiones de "fallo", que ha dictado la Corte Suprema de Justicia. Afirma que dicho pronunciamiento carece de todo efecto vinculatorio e invita a la sociedad argentina, a sus representantes, a los órganos de los poderes de gobierno y las asociaciones políticas, religiosas y de bien común, a rechazarlo y a expresar su repudio.

Comentarios

Comunicado de la Sociedad Argentina de ética Médica y Biológica

Luis Aldo Ravaioli

(AA) LA Sociedad Argentina de ética Médica y Biológica (SAEMB, entidad civil fundada en 1980), se expide ante el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que de manera singular y arbitraria facilita el aborto en casos de violación.

Comentarios

Los fallos de la Corte Suprema no son ley de la Nación

Por Gabriela Quadri

(AA) Sobre el fallo en causa "FUENTES AURORA LUISA s/ MEDIDA AUTOSATISFACTIVA", Exp. 259/10, 13/3/12. Que los jueces, tribunales, Cortes provinciales y la Corte de la Nación dictan fallos injustos no es novedad para nadie. Por lo tanto, lo sucedido el 13/3/12 en la causa 259/10 (CSJN) no debería sorprendernos, más allá de que algún medio lo califique de "histórico".

 

Histórico será el día que en nuestro país se haga justicia, en vez de seguir utilizando el aparato judicial para cometer las mayores injusticias.

Lo que hoy necesitaba el país es que algún juez le haga justicia a las víctimas de la corrupción y de la inseguridad. Lo que hoy necesitaba el país, para tener una jornada realmente histórica, es que se le ponga fin a la vergonzosa actuación de Oyarbide en el poder judicial y que se resuelvan con justicia, las causas, Shocklender, TBA, Jaime, Boudou, Ciccone, y tantas otras. Pero como nada de eso "histórico" iba a suceder, para que hoy no se hable de Moreno, de los periodistas "nazis", del vice, de los jueces amigos, de los trenes, etc. no tuvieron mejor idea que sacar a la luz un fallo que hace meses esperaba su oportunidad de recordarnos a los argentinos que caemos en picada hacia la muerte.

El fallo de la Corte no es ninguna novedad. Hace mucho que sabemos cómo está integrada la Corte y qué piensan sus miembros (designados por propuesta del Poder Ejecutivo), sobre todo en materia de complacer a Naciones Unidas, (OMS) Organización Mundial de la Salud (ambas citadas en el fallo) y otras organizaciones internacionales en su deseo de llevar a cabo la eliminación de niños argentinos.

¿Cuál es el valor del fallo de la Corte?

Lo importante para tener en cuenta es que en nuestro sistema judicial el fallo de la Corte Suprema es aplicable exclusivamente al caso concreto que resuelve y no es extensivo a otros supuestos. El fallo no es obligatorio para quienes no son partes de ese juicio. Tampoco es de aplicación obligatoria para los jueces inferiores.

Concretamente el fallo, además de justificar un asesinato sucedido hace unos 2 años, exhorta a las autoridades, y en general diría yo a la población toda, a practicar abortos.

Las preguntas serían:

  • ¿Puede la Corte Suprema de Justicia, exhortar a la sociedad a actuar en contra de la ley?
  • ¿Puede la Corte Suprema de Justicia, exhortar a la sociedad a actuar en contra de su conciencia?
  • ¿Esa exhortación que hace la Corte Suprema, es obligatoria para alguien?

A todos estos interrogantes la respuesta es NO.

La Corte brinda una argumentación para fundamentar su decisión. El resto, la exhortación, las aclaraciones (lo que en derecho llamamos obiter dictum, es decir todas aquellas consideraciones que no son estrictamente necesarias para decidir en una causa pero que los jueces desarrollan para expresar con mayor amplitud su pensamiento sobre el tema), no surten ningún efecto sobre la causa en sí ni sobre la legislación vigente.

El valor que tiene un fallo de estas características es servir de precedente jurisprudencial que será citado sin dudas, por todos los jueces que en sus fallos resuelvan avalar las prácticas abortivas. Además, se trata de una anticipación a cualquier asunto similar que en el futuro uno quiera llevar al tratamiento de la Corte.

La Corte da a conocer y anticipa cual será su respuesta ante casos similares, pero obviamente esto será así siempre y cuando se mantenga la misma composición en cuanto a sus miembros y que no haya cambios sustanciales en la legislación vigente.

Pero en ningún caso, el dictado de este fallo de la Corte Suprema, modifica los procedimientos que se vienen utilizando frente a las solicitudes de abortos de mujeres o sus familiares, ni modifican la ley aplicable.

¿Cuál es el mensaje que se ha tratado de transmitir desde los medios de comunicación?

Evidentemente los medios de comunicación han tratado de instalar en la sociedad la convicción de que el aborto ha sido aprobado, y la mayoría del público parece haberlo entendido así. La complicidad de los medios ha llevado a muchos a pensar que ya ni la ley ni los jueces tienen algo que decir al respecto. Sin embargo, como ya dije, la ley no ha cambiado y es de esperar que abogados y jueces sigan aplicando correctamente nuestras normas, que continúan siendo provida más allá de lo que puedan afirmar con razonamientos equívocos los miembros del Supremo Tribunal.

Conclusión

El art. 86 del Código Penal no ha sufrido modificaciones. La Corte Suprema con su actual composición (proabortista) ha hecho una interpretación de esa norma, pero esa interpretación de ningún modo es obligatoria para los particulares, ni para otros jueces. Ni aún es obligatoria para la misma Corte, que en un futuro podría sin inconvenientes modificar su criterio.

La información transmitida por la mayoría de los medios de comunicación demostró la intención de imponer en la sociedad la creencia de que el aborto ha sido despenalizado para el caso de violación, sin aclarar debidamente los reales alcances que tiene el fallo de la Corte.

Este hecho recuerda el tratamiento que se le dio a la noticia del falso dictamen de la Comisión de Legislación Penal, ocurrido a principios noviembre del año pasado, donde también se trató de engañar a la sociedad sobre un avance de los abortistas que en la realidad no existía. (Claro que la maniobra fue tan burda que a las 24 horas tuvieron que informar la verdad, no obstante lo cual muchos aún hoy siguen creyendo que ese dictamen existe).

Comentarios

Frente Joven: El aborto es agresión, no una ayuda a la mujer

(AA) Ante el pronunciamento de la Corte Suprema de Justicia de la Nación acerca de un inminente fallo que sentaría jurisprudencia y podría ampliar los casos de aborto "no punibles", Frente Joven se ve en la necesidad de alertar que se estaría avanzando en decisiones a nivel jurídico y político que alejan aún más de la ayuda a las víctimas de violación: la madre, que es sometida a otro trauma aún mayor, como la muerte de un hijo, y el niño o la niña por nacer, que son desechados sin miramientos.
 
No solo es preocupante el proceder del máximo tribunal de justicia de la nación, sino sobre todo la errónea visión que se está difundiendo sobre las consecuencias psicológicas que sufre una mujer víctima de una violación. Claramente, el aborto es una agresión, no una ayuda a la mujer violada.

Para quienes trabajan de cerca con instituciones que brindan ayuda a las mujeres embarazadas víctimas de violación, como el Frente Joven, es muy importante la comprensión de la situación de la víctimas. Las mujeres violadas requieren ayuda, y la facilitación de la práctica abortista atenta contra la asistencia necesaria. Parte de la protección que es evitar el drama del aborto por medio de la contención psicológica, material y sanitaria. 
No podemos agregar un mal a otro mal, por medio de la eliminación de un ser humano.

a manipulación mediática de los casos de violación, a través de una búsqueda de sensibilizar a la sociedad para legitimar el aborto, ignora el aporte de la psicología, que advierte que no se puede solucionar un trauma con uno aún mayor; asimismo, la experiencia misma de las mujeres que encuentran en el hecho mismo de tener a su hijo, fruto de la violación, un acto de amor que le permite sanar la herida, y escapar de la espiral de violencia perpetrada por el violador. La mujer que da a luz, se comprende no ya como una persona ultrajada, sino como una persona valiosa, superior a su victimario, capaz de dar vida y dar amor.La manipulación mediática de los casos de violación, a través de una búsqueda de sensibilizar a la sociedad para legitimar el aborto, ignora el aporte de la psicología, que advierte que no se puede solucionar un trauma con uno aún mayor; asimismo, la experiencia misma de las mujeres que encuentran en el hecho mismo de tener a su hijo, fruto de la violación, un acto de amor que le permite sanar la herida, y escapar de la espiral de violencia perpetrada por el violador. La mujer que da a luz, se comprende no ya como una persona ultrajada, sino como una persona valiosa, superior a su victimario, capaz de dar vida y dar amor.

a postura muy difundida de que el aborto es una respuesta válida para la víctima de violación desconoce los casos concretos y la opinión de los expertos que trabajan en el campo y día a día con la problemática. Además de sostener el sistema de sometimiento de los violadores (pues el niño y la niña por nacer ponen en evidencia el delito), abortar sin más es también ocultar la tragedia de la violación, que suele muchas veces acontecer en los círculos sociales cercanos.  
Esta interpretación de la ley, en la práctica, lejos de quitar el drama de las mujeres violadas, favorece al violador, dejando su delito en segundo plano, sin necesidad legal dee punirlo.

La verdadera respuesta a la tragedia de la violación está en la ayuda social, psicológica y médica a las víctimas. Recordamos el caso publicado en
La Nación con fecha del 3 de marzo del corriente: la ayuda y el acompañamiento salvaron la de la hija y la madre. A través de un caso ejemplar, se manifiesta una dura realidad: muchas madres están solas porque en general fueron abandonadas por su entorno íntimo. Y son muchas las instituciones que al desamparo del estado y los medios, dan soluciones reales a esta tragedia. Con este fallo, el desamparo por parte del Estado sería aún mayor.

Si esta visión inhumana que desestima la ciencia y la experiencia concreta se proyecta ahora a la Corte, y si esta falla en ese sentido, estaría creando un terrible precedente discriminatorio en el derecho argentino: la creación de dos categorías de personas, las deseadas, a las cuales les asisten todos sus derechos, y las no deseadas, que, al no tener siquiera derecho a la vida, no pueden tener ningún otro derecho.

Desde el año 1994, en que se reformó la Constitución y se incorporaron con rango constitucional los tratados de Derechos Humanos, el art. 86 en cuestión pasó a ser sencillamente anticonstitucional, ya que establece excepciones a la vida que están expresamente prohibidas por normas de orden superior (Constitución y Tratados Internacionales de DDHH).

Lo cierto es que el aborto es una nueva forma de violencia contra la mujer y un signo de deshumanización de la sociedad. La mayoría de las mujeres abortan por presión social, violencia o maltrato psicológico. Promover el aborto no es ayudar a la mujer sino perpetuar la violencia hacia ella.

rente Jovenn
, como tantas otras instituciones,,  procura una verdadera respuesta al drama de violencia hacia la mujer. Una sociedad democrática debe ofrecer soluciones amparadas en una visión humanitaria, sobre todo ante la cada vez más inhumana situación social que estamos viviendo. En este y en todo caso, el aborto destruye una madre y mata un hijo. Deja una herida en la mujer para toda la vida. Hay una madre y un hijo que proteger. La solución no tiene opción, es un deber de la sociedad:  Para proteger a la madre, hh
ay que salvar a las dos vidas..

ente Joven Frente Joven 
es una coalición de jóvenes ciudadanos que tienen como agenda común la defensa de valores que consideran esenciales para la sociedad. Primordialmente, atienden a la Defensa de la Vida.
Sus miembros provienen de más de 20 movimientos, diversas ONG y agrupaciones universitarias. Hoy en día, se encuentran en la ciudad de Buenos Aires y el Conurbano; Mar del Plata, Mendoza, Córdoba y San Juan, donde han replicado con éxito su propuesta de acción y se expanden sumando organizaciones juveniles en el todo el país.

Comentarios

Corte Suprema de Justicia abre las puertas al aborto en Argentina en un vergonzoso fallo

(AA) La Corte Suprema de Justicia estableció este martes 13 de marzo por unanimidad que los abortos en mujeres que han sido violadas no son punibles. Podrá practicarse un aborto sin necesidad de autorización judicial previa. La mujer sólo deberá completar una declaración jurada dejando constancia de la violación para que los médicos realicen el aborto "de manera rápida, accesible y segura".

Comentarios

Distribuir contenido