A 3 años de la desnaturalización del matrimonio en Argentina

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

En el "matrimonio igualitario" se anteponen los deseos emocionales de los adultos a las reales necesidades de los niños, violentando su derecho a tener un padre y una madre.

  • La unión estable y fiel de un hombre y una mujer para ser padre y madre de los niños que surjan constituye un bien para la sociedad.
  • El "matrimonio igualitario" no aporta nada a la sociedad.

(ArgentinosAlerta.org) En base a preguntas y respuestas sencillas te explicamos por qué el "matrimonio igualitario" daña a la sociedad mientras que el matrimonio entre un hombre y una mujer es un gran bien para la sociedad que debe ser promovido y protegido.

¿Qué es el matrimonio?

  • El matrimonio une a un hombre y una mujer como marido y esposa para ser padre y madre de los niños que su unión produzca (1).
  • El matrimonio se funda en el hecho de que la reproducción biológica depende de un hombre y una mujer, y de la realidad de que los niños necesitan un padre y una madre.
  • El matrimonio es la piedra angular de toda la civilización humana. El matrimonio tiene fines públicos, no tan sólo privados.

¿Por qué el gobierno se involucra con el matrimonio?

  • Gobierno reconoce el matrimonio, ya que es una institución que beneficia a la sociedad de una manera que ninguna otra relación puede hacer (2).
  • El matrimonio asegura el bienestar de los niños. Cuando el gobierno reconoce el matrimonio, protege a los niños alentando a hombres y mujeres a comprometerse con los demás y a asumir la responsabilidad de sus hijos.
  • El gobierno reconoce, protege y promueve el matrimonio como la institución ideal para tener y criar hijos. Promover el matrimonio no prohíbe nada. Los adultos siguen siendo libres para tomar decisiones acerca de sus relaciones, y no necesitan permiso del gobierno para hacerlo.
  • Todos tienen la libertad de vivir como quieran, pero nadie tiene el derecho de redefinir el matrimonio para todos nosotros.

¿Cuáles son las consecuencias de redefinir el matrimonio?

  • Redefinir el matrimonio daña a los niños. Décadas de investigación en las ciencias sociales, incluyendo estudios muy recientes y robustos, demuestran que a los niños les va mejor cuando son criados por una madre y un padre casados (3). 
  • La redefinición del matrimonio separara las necesidades de los niños del matrimonio. Implica negar, por una cuestión de política, el ideal de que un niño necesita de un padre y una madre. Esto obliga a un gobierno a intervenir con mayor frecuencia y a aumentar los programas de ayuda social para esos niños que han quedado desprotegidos (4).
  • Redefinir el matrimonio elimina la visión tradicional de la familia, lo que lleva a la erosión de la libertad religiosa. Los ciudadanos de Canadá y otros lugares del mundo han podido comprobar las violaciones a la libertad religiosa.

¿Qué dice la investigación?

Las últimas y más completas investigaciones siguen confirmando lo que la ciencia social ha demostrado durante décadas: a los niños les va mejor cuando son criados por una madre y un padre casados. El estudio sobre las nuevas estructuras familiares de Mark Regnerus (5) de la Universidad de Texas en Austin y un informe basado en los datos estadísticos recientemente publicados en la prestigiosa revista Demography (6)  apoyan esta idea.

Si el matrimonio gira en torno a los hijos, ¿qué pasa con las parejas que no pueden o no tienen hijos?

Las Políticas públicas serias se basan en la regla, no en la excepción, y la mayoría de los matrimonios tienen hijos. Si bien no todas las parejas casadas tendrán hijos, cada niño necesita un padre y una madre. Los matrimonios sin hijos cumplen un rol social más amplio, por ejemplo, satisfaciendo la necesidad de los niños de tener un padre y una madre a través de la adopción.

¿Qué podría ser más pro-familia que ampliar las reglas sobre quienes pueden casarse?

La redefinición del matrimonio envía el mensaje de que el matrimonio gira al rededor de los deseos de los adultos y no sobre las necesidades de los niños, sobre la satisfacción emocional de los adultos y no sobre una unión sexual-reproductiva permanente y exclusiva del hombre y de la mujer para tener y criar hijos. Declarar por ley algo que el matrimonio no es, socava toda la institución y debilita la sociedad.

La política más favorable a la familia que un gobierno puede promover es la que refleja la verdad sobre el matrimonio y pone las necesidades de los niños primero, no los deseos emocionales de los adultos.

¿Por qué no dejar que cualquiera se case con un ser querido?

Cada uno es libre de amar lo que quiera, pero nadie tiene el derecho de redefinir el matrimonio para todos nosotros. Cada política sobre matrimonio debe trazar una línea separando lo que constituye un matrimonio y lo que no. Los responsables de la elaboración de políticas deben trazar líneas claras en base a estos principios. Por ejemplo, las políticas sobre matrimonio en muchos países dicen que una persona no puede casarse con alguien que ya está casado, o con un familiar cercano pariente de sangre, independientemente del amor que le tenga.

Las políticas sobre matrimonio siempre se han apoyado en la idea de que el matrimonio está fundamentalmente enraizada en la unión de un hombre y una mujer. Si se elimina este principio, no hay ningún argumento coherente para evitar que cualquier persona quiera redefinir el matrimonio.

Debemos defender el principio de que el matrimonio une a un hombre y una mujer, como esposo y esposa, para ser padre y madre de los hijos de su unión produzca.

¿Por qué es negativo para el matrimonio que se permita a las parejas del mismo sexo casarse?

Redefinir el matrimonio implica negar por una cuestión de política el ideal de que un
niño necesita un padre y una madre. Redefinir el matrimonio implica negar el hecho cultural de que los niños son más propensos a ser criados por el hombre y la mujer responsables de traerlos al mundo.

Redefinir el matrimonio como una relación consentida entre dos adultos pretende ser presentado como un cambio menor. Pero cuando la ley adopta este principio -que el matrimonio puede ser cualquier vínculo emocional que un gobierno decida- ¿qué lo detiene entonces de redefinir el matrimonio de cualquier otra manera, como por ejemplo la poligamia o la poliandria?

Referencias:

(1) Sherif Girgis, Ryan T. Anderson, and Robert P. George, "What Is Marriage?" Harvard Journal of Law and Public Policy, Vol. 34, No. 1 (Winter 2010) y  What is Marriage? por los mismos autores (New York, NY: Encounter Books, 2012).

(2) Patrick Fagan, "The Wealth of Nations Depends on the Health of Families," Public Discourse, February 6, 2013.

(3) Mark Regnerus, "How Different Are the Adult Children of Parents Who Have Same-Sex Relationships? Findings from the New Family Structures Study," Social Science Research, Vol. 41, No. 4 (2012), y Loren Marks, "Same-Sex Parenting and Children's Outcomes: A Closer Examination of the American Psychological Association's Brief on Lesbian and Gay Parenting," Social Science Research, Vol. 41, No 4, (2012), 735–751.

(4) Jennifer Roback Morse, "Privatizing Marriage Will Expand the Role of the State," Public Discourse, Abril 3, 2012.

(5) Regnerus, FamilyStructureStudies.com.

(6) Douglas W. Allen et al., "Nontraditional Families and Childhood Progress Through School: A Comment on Rosenfeld," Demography, Vol. 50, No. 3, (2013), 955-961

Puede descargar el artículo completo en inglés aquí (What you need to know about marriage).



Video realizado por Coalition for Marriage (Inglaterra) explicando porqué el matrimonio

no debe ser redefinido (http://c4m.org.uk)


Etiquetas:

Comentarios