Proyecto de ley de "prevención, asistencia y compensación" a la mujer embarazada víctima de violación

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

(AA) El pasado martes 13 de noviembre más de mil mendocinos se congregaron frente a la legislatura pidiendo por el tratamiento de la "Ley de Prevención, Asistencia y Compensación de las Víctimas dirigido a mujeres que cursen un embarazo producto de un delito sexual y al niño que nazca de esa gestación".

 El proyecto fue presentado por los senadores Matías Stevanatto y Claudia Segovia (ambos del PJ) en octubre y se está analizando en la Comisión de Salud. El senador Stevanatto, detalló que proponen brindar asistencia médica (y de medicamentos), psicológica, jurídica y económica, como también una residencia provisoria para la niña o mujer para que pueda seguir con su embarazo.

El senador resaltó que en las 250 violaciones denunciadas que hubo el año pasado, se administró a las víctimas la píldora del día después y los antivirales, por lo que se evitó el embarazo. En cambio, cuando éste se produce, indicó el legislador, suele ser producto de un abuso reiterado en el entorno familiar o cercano, por lo que resulta fundamental alejar a la mujer de ese contexto.

El debate sobre este proyecto en la Comisión de Salud del Senado, manifestó Stevanatto, gira en torno a cuánto tiempo después de nacido el bebé -ya sea que lo conserve o lo dé en adopción- se otorgará a la madre un subsidio por alquiler y se la ayudará a reinsertarse.

El proyecto cuenta con el apoyo de la Red de Familias Mendocinas y de Frente Joven Mendoza que han manifestado que "damos nuestro apoyo al proyecto presentado por los senadores Stevanato y Segovia, ya que consideramos que satisfacen los criterios de protección de los más débiles, promoción de la vida, de soluciones humanitarias y justas, considerando a las víctimas en su propia dignidad de personas como sujetos de derecho brindándole contención, seguimiento y compensación por los daños".

Fundamentos

El presente proyecto de ley tiene como objetivo implementar en la provincia de Mendoza el “Programa de Prevención, Asistencia y Compensación”, dirigido a las mujeres que cursen un embarazo como producto de una violación.

Este programa implica procurar una verdadera respuesta al drama de violencia hacia la mujer.

Una sociedad democrática debe ofrecer soluciones amparadas en una visión humanitaria, sobre todo ante la cada vez más inhumana situación social que estamos viviendo. En este y en todo caso, el aborto destruye una madre y mata un hijo. Deja una herida en la mujer para toda la vida (que se suma a la herida de la violación). Es decir hay una madre y un hijo que proteger.

La solución más humanitaria tiene que estar orientada a la reparación del daño ya perpetrado y la prevención de futuros daños. Es un deber de la sociedad: para proteger a la madre, hay que salvar a las dos vidas.

Y de este modo:

  • 1. A través de la prevención, erradicar toda forma de violencia contra la mujer, incentivando la denuncia e investigación de los hechos violentos hacia la mujer y aislando la causa que lo origino, en especial en los casos de violencia intrafamiliar.-
  • 2. .A través de la asistencia, lograr un verdadero y efectivo acompañamiento a la mujer embarazada fruto de un delito contra su integridad sexual.
  • 3. A través de la compensación, propender a que la mujer y el niño por nacer encuentren un resarcimiento que mitigue con el mal que han recibido.

Actualmente en nuestra provincia, así como en el país, se esta debatiendo la implementación de la guía técnica de aborto no punible, para aquellas mujeres que encontrándose en los casos comprendidos en el articulo 86 inciso 2 del código penal, hallan resultado embarazadas.

Sobre esta temática, el debate es muy amplio, se analizan variadas propuestas, encontrando diferentes opiniones y variantes al respecto. La mayoría de las voces que se propugnan a favor del protocolo, radican en el riesgo de vida que correría la victima cuando se practica un aborto de manera ilegal y por lo tanto acentuando condiciones sanitarias deficientes, que en muchos casos terminaría llevando a la muerte de la mujer. Por lo cual se plantea, desde esta óptica, que al legalizar el aborto los porcentajes de muerte de mujeres embarazadas disminuirían.

Por otro lado, también involucra la carga psicológica y psiquiátrica, así como física, para la victima, de tener que procesar y llevar adelante un embarazo no deseado, forzado y del modo en que fue concebido.

Sin embargo, y a pesar de reconocer en la violación un hecho traumático para la víctima, cuando se ahonda investigando sobre los estudios hechos al respecto, tanto en nuestro país como en el resto del mundo, encontramos que existen muchos datos y experiencias que permiten demostrar, otras variantes, que no apunten directamente al aborto como medida, que resultan ser eficientes a la hora de enfrentar y buscar soluciones diferentes para dicha problemática.

En el estudio del investigador en epidemiología molecular en Chile, Elard Koch, donde se analizan datos recolectados de los últimos 50 años sobre la temática, demuestra que la legalización del aborto, no disminuye la cantidad de muertes en las madres que los practican, poniendo como ejemplo a su país, lugar en donde hasta el año 1981 no existía regulación al respecto. Allí se restringió el aborto en todos los casos; y se logro disminuir las muertes maternas por aborto. Por ejemplo en el año 2011 no hubo una sola muerte materna relacionada con el aborto, en dicho país.

Por otro lado, se habla de las consecuencias del aborto ilegal, pero no se habla de las consecuencias que acarrea el realizarse esta práctica tanto a nivel físico como psíquico. Entre las complicaciones físicas del aborto en la mujer están las infecciones, las hemorragias, las complicaciones debido a la anestesia, las embolias pulmonares o del líquido amniótico, así como las perforaciones, laceraciones o desgarros del útero. Estadísticamente hablando, se estima que el riesgo inmediato de dichas complicaciones es de un 10%, pero el de las complicaciones a largo plazo es entre el 20 y el 50%.

Además de las complicaciones físicas, las mujeres sufren emocional y psicológicamente de lo que ya se ha identificado como el "Síndrome post-aborto." Estos efectos del aborto incluyen sentimientos de culpa, angustia, ansiedad, depresión, baja autoestima, insomnio, diversos tipos de neurosis y de enfermedades psicopáticas, tendencia al suicidio, pesadillas en las que aparecen los restos del bebé abortado, recuerdos dolorosos en la fecha en que hubiera nacido, etc.

La Real Academia de Obstetricia de Inglaterra ha informado que las probabilidades de problemas psiquiátricos graves y permanentes después de un aborto pueden alcanzar hasta el 59% de las madres. La Organización Mundial de la Salud por su parte informa que las mujeres que se practican abortos por razones psiquiátricas son precisamente las que corren mayor riesgo de problemas mentales una vez realizado el aborto. Otros estudios muestran que las mujeres que se han practicado un aborto por razones de violación, incesto, salud, etc., tienen aún más probabilidades de sufrir problemas emocionales y psiquiátricos severos que las que se lo han practicado por razones socioeconómicas. (FUENTES: Dr. Rafael Cabrera, "Trauma post-aborto y sanación," X Congreso Mundial por el Amor, la Vida y la Familia de Human Life International, San José, California, abril de 1991; David C. Reardon, Aborted Women, Silent No More (Westchester, Illinois, U.S.A.: Crossway Books, 1987), xxiv, xxv).

Desde el punto de vista jurídico la constitución nacional en su artículo 75, inciso 22, otorga jerarquía constitucional a diversos tratados internacionales que defienden la vida del niño desde su concepción, en virtud de los cuales han quedado incorporadas al ordenamiento jurídico argentino las siguientes disposiciones:

  • "El derecho a la vida es inherente a la persona humana. Este derecho estará protegido por la ley. Nadie podrá ser privado de la vida arbitrariamente.” (Artículo 6 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos).
  • "Todo ser humano tiene derecho a la vida, a la libertad y a la integridad de su persona”. (Artículo 1° de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre).
  • "Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona". (Artículo 3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos).
  • "Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente". (Artículo 4 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos llamada Pacto de San José de Costa Rica).
  • "1. Los Estados Partes reconocen que todo niño tiene el derecho intrínseco a la vida. 2. Los Estados Partes garantizarán en la máxima medida posible la supervivencia y el desarrollo del niño" (Artículo 6 de la Convención sobre los Derechos del Niño) "Para los efectos de la presente Convención, se entiende por niño todo ser humano menor de dieciocho años de edad, salvo que en virtud de la ley que le sea aplicable, haya alcanzado antes la mayoría de edad" (Artículo 1 Convención sobre los Derechos del Niño. En relación a esta disposición cabe destacar que el Congreso de la Nación, aprobó la Ley N° 23.849 mediante la cual se aprueba la “Convención de los Derechos del Niño”, pero con algunas reservas que fijan y dejan bien en claro la posición de la República Argentina en cuanto al momento en que se considera que comienza la existencia de un ser humano. La mencionada Ley, en su artículo 2°, dispone lo siguiente: “...Con relación al artículo 1 de la Convención sobre los Derechos del Niño, la República Argentina declara que el mismo debe interpretarse en el sentido que se entiende por niño todo ser humano desde el momento de su concepción y hasta los 18 años de edad”.).

De este modo, vemos como nuestra Ley Fundamental en su artículo 75, inciso 22, otorga jerarquía constitucional a diversos tratados internacionales que defienden la vida del niño desde su concepción.

En el mismo sentido, el inciso 23 del artículo 75 establece que es que también corresponde al Congreso: "Legislar y promover medidas de acción positiva que garanticen la igualdad real de oportunidades y de trato, y el pleno goce y ejercicio de los derechos reconocidos por esta Constitución y por los tratados internacionales vigentes sobre derechos humanos, en particular respecto de los niños, las mujeres, los ancianos y las personas con discapacidad. Dictar un régimen de seguridad social especial e integral en protección del niño en situación de desamparo, desde el embarazo hasta la finalización del período de enseñanza elemental, y de la madre durante el embarazo y el tiempo de lactancia".

Por su parte, nuestra Carta Magna en su artículo 1, adopta la forma republicana de gobierno. Uno de los principios establecidos por la doctrina mayoritaria como característico de esta forma de gobierno es la igualdad entre los seres humanos. La igualdad se desprende de la igualdad de naturaleza – especie – condición humana de todos los seres humanos. Por lo tanto, el hecho de que a unas personas se les permita nacer y a otros se les impida este derecho al nacimiento y, por lo tanto, a la continuación de sus vidas, es contrario al principio republicano de la igualdad entre todos los seres humanos.

Este principio a su vez impediría discriminar entre “hijos deseados” y “no deseados”, reconociendo a los primeros la calidad de persona y su derecho a vivir y negando a los niños concebidos en circunstancia de violencia o no deseados el derecho a nacer. Todos tienen el mismo derecho a vivir, que es inalienable desde la concepción. Una interpretación contraria además sería lesiva del derecho de igualdad ante la ley que establece el artículo 16 de la Constitución Nacional, pues la persona por nacer, sin importar sus cualidades o accidentes, menos aun la causa de su concepción, tiene derecho a crecer en su ambiente natural como es el seno materno.

Asimismo, en el artículo 33 de la Constitución Nacional se establece que: “Las declaraciones, derechos y garantías que enumera la Constitución, no serán entendidos como negación de otros derechos y garantías no enumerados; pero que nacen del principio de la soberanía del pueblo y de la forma republicana de gobierno.” El derecho a la vida se encuentra implícitamente reconocido dentro de lo dispuesto por este artículo, ya que sobre el mismo descansan todos los demás derechos.

Cuando afirmamos el derecho a la vida no pretendemos menoscabar el derecho de otra persona. Todos los derechos humanos tienen su fundamento en el derecho a la vida, nunca podría convertirse en un derecho el arrebatarle la vida a un inocente.

Objetivamente no existe colisión de derechos entre la madre y su hijo, ambos pueden y deben ser resguardados en la máxima medida posible sin menoscabarse recíprocamente.

Ambos han sido victimas de un injusto agresor y ambos han sufrido afrentas a su dignidad personal, la mujer al ser violentada en su personalísimo derecho a la integridad física y el niño al ser concebido sin el amor de la familia a que tiene derecho.

La verdadera colisión de intereses se presenta entre el violador de los derechos de dos inocentes y los de sus victimas; no es justo imponer el castigo a una de ellas, suprimiendo su vida.

Admitir esto implicaría intentar reparar un daño generando otro mayor e irreversible.

Este proyecto de ley tiende a procurar la compensación de todos los derechos vulnerados.

Si la madre necesita reparar el trauma sufrido mediante su desvinculación completa del hijo, podrá hacerlo en cuanto el niño nazca mediante el instituto de la adopción, pero no puede hacerlo mediante su eliminación a través de aborto.

Al permitir esto se le estaría exigiendo a la persona por nacer un sacrificio a favor de su madre absolutamente desproporcionado.

Desde El Derecho Argentino encontramos que reconoce, desde el Código Civil, como "sujeto de derecho" tanto a la mujer, como al hijo, pues preexiste el reconocimiento jurídico de la existencia y dignidad de la persona, desde el primer momento de la concepción, lo cual fundamenta que toda persona concebida tenga un pleno derecho a su integral desarrollo.

A su vez en virtud de la convención sobre los derechos del niño y de la ley 2601 el niño tiene derecho a tener asistencia legal.
En las leyes de la Provincia de Mendoza, contamos con la LEY 7.841 como “FONDO COMPENSACION VICTIMAS DELITOS VIOLENTOS CONTRA INTEGRIDAD SEXUAL CREACION SISTEMA SAVIC FUNCIONES” la cual en su articulado nos dice:

  • “Se establece un Sistema de Asistencias Públicas en beneficio de las Víctimas Directas e Indirectas de los Delitos Violentos, SAVIC, cometidos en la Provincia de Mendoza, con el resultado de muerte, o de lesiones corporales graves o gravísimas, o daños graves o gravísimos en la salud física o mental en los casos de los delitos contemplados por los artículos 79°, 80°, 84°, 91°, 165° y 166°, apartado 1 del Código Penal. Serán alcanzados por las asistencias contempladas en esta ley las Víctimas de Delitos contra la Integridad Sexual, contemplados en los artículos 119°, 120°, 124° del Código Penal.
  • También plantea que…” El área de Asistencia Psicológica del SAVIC tendrá como función: proveer atención, contención, y/o tratamiento psicológico, con la asistencia victimológica como metodología de trabajo, promoviendo el trato humanitario, el reconocimiento y el respeto de los derechos de la víctima; asesorar a las demás áreas del Centro de Atención a la Víctima del Delito que así lo soliciten, sobre el estado de la víctima…”.

Encontramos además las siguientes leyes relacionadas con la temática:

  • La ley 6433/96 del "Programa de Salud Reproductiva" que en su primer artículo, dicta, "Proteger la vida desde el momento de la concepción";
  • la ley 7349/05 del "Día de los Derechos del Niño por Nacer" donde dice "El Poder Ejecutivo a través de la Dirección General de Escuelas difundirá el valor de la vida y sus derechos desde la concepción".
  • Luego hay leyes provinciales que protegen durante el embarazo y el post-nacimiento, como la ley 6124/94 sobre la "Creación del Plan Materno Infantil", para disminuir la morbo mortalidad de mujeres embarazadas y niños.
  • La ley 8130/10 sobre la salud durante el embarazo, el trabajo de parto puerperio y los derechos del recién nacido. La ley provincial 6316/95 sobre la identificación de los recién nacidos.
  • Y la resolución 146/06 del Ministerio de Salud de la Provincia de Mendoza sobre la "Creación del Seguro Materno Infantil Provincial".

Por ello es que a través de este proyecto se pretende crear otras vías de apoyo y protección, principalmente apuntando a salvaguardar de modo integral la vida así como los derechos tanto de la madre como del niño.

Proyecto de "Ley de Prevención, Asistencia y Compensación de las Víctimas dirigido a mujeres que cursen un embarazo producto de un delito sexual y al niño que nazca de esa gestación"

PROYECTO DE LEY

EL SENADO Y CÁMARA DE DIPUTADOS DE LA PROVINCIA DE MENDOZA, SANCIONAN CON FUERZA DE LEY

Artículo 1.- Institúyase en la provincia de Mendoza el Programa de Prevención, Asistencia y Compensación para toda mujer embarazada por causa de delitos contra la integridad sexual, tipificados en el libro segundo, titulo III del Código Penal, como así también al niño concebido a consecuencia del mismo.-

Artículo 2.- El presente Programa que tutela tanto a la Mujer víctima del delito, como al niño por nacer producto del mismo, tiene como objetivos:

a) Prevención y erradicación de toda forma de violencia contra la mujer;

  • b) Asistencia médica;
  • c) Asistencia psicológica;
  • d) Asistencia económica previsional;
  • e) Asistencia y Patrocinio Jurídico Gratuito;
  • f) Residencia provisoria;
  • g) Medicación gratuita.

Artículo 3.- Efectuada la denuncia pertinente o habiendo tomado conocimiento del hecho por cualquier medio, se deberán arbitrar de manera urgente los medios necesarios a los efectos de brindar, las asistencias previstas en los incisos b), c), e), f), g), establecidas por el presente programa.-

Artículo 4.- La asistencia económica prevista en el artículo 2, inciso d, será para la mujer de un importe mensual equivalente a medio salario mínimo, vital y móvil, y para el hijo, un importe mensual equivalente a un salario mínimo, vital y móvil. Dicha asistencia será dispuesta por el juez que entienda en la causa promovida por la comisión del delito.

Artículo 5.- El derecho a percibir los beneficios previstos en el presente programa comenzará, en lo que respecta a la madre desde la concepción del niño y mientras dure la vida de ella y, en lo que concierne al niño desde su nacimiento y hasta que alcanzare la mayoría de edad.-

Artículo 6.- Son autoridades de aplicación de la presente ley el Ministerio de Desarrollo Humano Familia y Comunidad, en coordinación con el Ministerio de Salud, quienes deberán reglamentar la misma a los 60 días contados desde su promulgación.-

Articulo 7.- Será obligación de los profesionales que aborden el caso, poner en conocimiento a la mujer de forma personal sobre atinente a la personalidad y derecho del no nacido, los derechos que le asisten en cuanto a salud psíquica, física y emocional, como así de los riesgos que le pueden ocasionar las practicas quirúrgicas que se indicaren.-

Artículo 8.- El Ministerio de Desarrollo Humano Familia y Comunidad deberá difundir a través de los medios masivos de comunicación la existencia del presente programa.-

Artículo 9.- Asígnese las partidas presupuestarias pertinentes, a los fines de la presente ley.-

Artículo 10.- De forma.-

→ Recibí ArgentinosAlerta.org por correo electrónico. Suscribí a un amigo. Seguinos por Facebook.

Etiquetas:

Comentarios

Un asesinato, por el hecho de ser legal... ¡NO DEJA DE SER ASESINATO!