Vergonzoso uso electoralista de imágenes del papa Francisco

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

(ArgentinosAlerta.org) Ha resultado cuanto menos indignante el uso electoralista que ha hecho el gobierno del fugaz saludo al Papa Francisco por la presidente Cristina Kirchner y su candidato a diputado, Martín Insaurralde.

Este miércoles 31 de julio tanto la Capital como el Gran Buenos Aires amanecieron con una masiva pegatina de carteles producidos por la empresa "Equipo de Difusión", que pertenece al kirchnerista Enrique "Pepe" Albistur, ex secretario de Medios del gobierno.

Sin embargo, el intento de obtener un fugaz rédito electoral abusando de la hospitalidad del Papa Francisco ha chocado contra una ciudadanía madura que ha manifestado con fuerza su rechazo y repulsión en todas las redes sociales. Igualmente, la oposición también ha salido a criticar el gobierno por esta foto que le han "robado" al Papa.


Al tal punto ha llegado el rechazo social que el propio candidato a diputado por el kirchneristo, Martín Insaurralde, intentó deslindarse de la autoría del cartel. Afirmación para nada creíble, teniendo presente el estilo de gobierno de la presidente Kirchner, en el que nada se hace sin tener su consentimiento.

Ante la desesperación por conseguir votos, a los afiches con la imagen del Papa se le sumó ahora una combi con una imágen que destaca a la Presidente junto a Francisco, observados desde el cielo por Néstor Kirchner y Perón. En el medio, la frase "Mirá pibe a donde llegamos". El "papamóvil" recorre la Ciudad de Buenos Aires en apoyo a los candidatos del Frente para la Victoria por la Ciudad de Buenos Aires -Daniel Filmus y Juan Cabandié- ante las elecciones primarias del próximo 11 de agosto.

María Lucila "Pimpi" Colombo, junto al actor Víctor Laplace y Liliana Mazure.  Foto:  Cedoc

Hipocresía

El lamentable afiche electoralista con el que se empapeló la ciudad de Buenos Aires pone de manifiesto la hipocresía de un gobierno que durante años estuvo enfrentado con el entonces cardenal Bergoglio.

Baste recordar que el ex presidente Néstor Kirchner lo tildaba como el "jefe de la oposición", ante la insistencia de sus denuncias por “crímenes, tragedias, pesadas deudas que debemos pagar por hechos de corrupción” (Te Deum del 25 de Mayo de 2012 en la Catedral Metropolina).

En 2005 el presidente Kirchner se negó a participar como representante de Argentina en las exequias del Papa Juan Pablo II. Hizo el ridículo y cosechó un enorme malestar público, que pretendió acallar asistiendo luego a la misa de inicio de pontificado de Benedicto XVI.

Ahora en cambio, ante la desesperación por seducir a los votantes, el kirchnerismo busca manipular al Papa inescrupulosamente y pretende hacer suya la frase de Francisco "nunca se desanimen, no dejen que la esperanza se apague", como está impreso en los desagradables carteles. Ante la desesperación por conseguir votos, todo es válido para el kirchnerismo.

Toda una postal: en frente, el vergonzoso cartel, detrás: un cartonero empuja su carro.

Etiquetas:

Comentarios