La cultura del escrache

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

(AA) Presentamos para los lectores de Argentinos Alerta este informe bien documentado sobre la lamentable “cultura del escrache” que se vive en nuestro país. Amparados por un gobierno que no quiere "criminalizar la protesta social", muchos grupos se mueven con total impunidad. Inclusive una jueza dijo recientemente que la toma de espacios públicos "no era delito, sino una forma de manifestación social". Sólo faltaba que ahora nuestros alumnos tengan que “estudiar” el “escrache” como una "manifestación social". Esperemos que no olviden que en una sociedad civilizada, los conflictos se resuelven en la Justicia y no con un escrache.

 (AA) La Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires incluye a partir de este ciclo lectivo 2011 la materia Política y Ciudadanía, que se enseñará en los quintos años. La novedad que ha provocado un gran revuelo es que en dicha materia se enseñarán "distintas modalidades de participación socio-política" entre las que se encuentran los escarches, los piquetes y las pintadas callejeras.

 

La nueva materia tendrá una frecuencia de dos horas semanales, unas 72 horas totales en el año, la evaluación será por objetivos, se propondrá el desarrollo de un trabajo práctico anual sobre un tema que decidirán los estudiantes, la evaluación será pautada por estudiantes y docentes y no habrá bochados. 

 

El ministro de Educación bonaerense, Mario Oporto, defendió en Radio 10 y C5N el contenido de la materia Política y Ciudadanía. Para el funcionario, los escarches son "modalidades de participación social contemporánea", que deben ser estudiados. Sin embargo, admitió que se trata de una modalidad "fascista" y se enredó aún más: "Hay escraches buenos. Y malos".

 

En cambio, el gobernador Scioli desautorizó a su ministro de Educación y  advirtió que "el gobierno bonaerense no aprueba de ninguna manera los escraches y piquetes como formas de manifestación democrática". Por su parte, el ministro de educación a nivel nacional, Alberto Sileoni, calificó de “exageradas” las quejas por los nuevos temas de aprendizaje. “La educación crece, se profundiza y se enriquece en el marco de la total libertad, de los no prejuicios y de lo no partidista en la enseñanza”, intentó justificar Sileoni.

 

Con mucho sentido común, el Directivo de una escuela media de la Provincia de Buenos Aires expresó: “Una más, a la abrumadora cantidad de directivas insostenibles y absurdas; provinciales o nacionales; cuyo impacto debemos, con infinito desgaste, tratar de diluir. Nos es cada vez más difícil, garantizarles a sus hijos una propuesta educativa, cuanto menos, elementalmente seria. Por fortuna, todavía la naturaleza intrínseca de los chicos es noble: los jóvenes son mucho mejores que la generalidad de una sociedad que debería prohijarlos”.

Luego de más de 7 mil votos, una encuesta online realizada por el diario La Nación muestra un abrumador rechazo a que los alumnos estudien los escarches como modalidad de protesta en las escuelas bonaerenses. El 90 % de los votantes se opuso a la medida (ver imagen). 

 

El programa de la materia

 

El programa de la materia se encuentra desarrollado en un documento de 50 páginas que fue enviado a todo el sistema de educación media bonaerense, que cuenta con unos 3.000 establecimientos educativos. Puede bajarlo haciendo clic aquí

En el área de “participación y organización política” el documento tiene los siguientes contenidos:

  • Movimientos sociales en Argentina: definición, y tipos de movimiento, estrategias políticas, proyectos, modos de participación política, símbolos. Redes sociales: redes primarias y secundarias. Las demandas sociales de las organizaciones populares. 
  • La protesta social como vehículo de demandas. Distintas modalidades de participación socio-política: marchas, marchas de silencio, escraches, grafitis, pintadas, entre otras. La acción política a través del arte. La participación socio-política de los jóvenes.

En la unidad 3, “Ciudadanía, participación y organización política”, se dan los siguientes lineamientos:

  • Para el apartado Participación y organización política, es imprescindible que las y los estudiantes visualicen y analicen distintas formas de participación política. Participar políticamente no es solo votar o militar en un partido o agrupación política: una pintada es participar políticamente según sea el contexto, las posiciones de los sujetos, los bienes en disputa y la relaciones de poder que se establecen. Cuando los hippies entregaban flores a los soldados que los apuntaban con fusiles, o los estudiantes franceses o cordobeses escribían grafitis en las paredes, o cuando se organizan marchas de repudio, de silencio o “escraches” o se asiste a determinados conciertos de rock se puede estar participando políticamente. El análisis de casos históricos o contemporáneos permite asimismo conceptualizar formas de participación socio – política. Los docentes deben orientar los procesos pedagógicos para el aprendizaje conceptual y práctico de la acción política individual y colectiva. Será de utilidad para la experiencia el tratamiento de las distintas formas de agrupamiento político y su lectura en el contexto histórico nacional del pasado y del presente. Desde este lugar deben planificarse las tareas para indagar sobre sistema de partidos, partidos políticos, movimientos sociales y otras formas organizativas de la acción política.

 Algunas reflexiones sobre el escrache.

La Academia Argentina de Letras ha definido al escrache como una "denuncia popular en contra de personas acusadas de violaciones a los derechos humanos o de corrupción, que se realiza mediante actos tales como sentadas, cánticos o pintadas, frente a domicilios particulares o en lugares públicos". Se trata de una caracterización incompleta, porque un hecho de esa naturaleza puede volverse contra cualquiera, en cualquier circunstancia y por cualquier motivo si se dispone de la fuerza suficiente para realizarlo o si el Estado no hace nada para impedirlo.

 

Cualquiera puede ser el destinatario, recordemos lo sucedido durante estos últimos años: el propio Scioli (atacado por enardecidos ruralistas), la embajada de Israel, la Corte Suprema, una empresa, las oficinas de un diario, etc. Un oficialista o un opositor, lo mismo da.

 

Las sociedades que confían en la independencia y la solvencia moral de la Justicia apelan a ella, antes de lanzarse a las calles para condenar y castigar por sí a quienes consideran culpables de sus males.

 

Educar para el escrache es educar en la cobardía. ¿Qué es el escrache sino una “patoteada”, en la cual se expone al escarnio público a un “enemigo” imposibilitado de reaccionar por encontrarse en absoluta inferioridad numérica?

 

Nos preguntamos si los alumnos aplicarán el escrache a los directivos y a los profesores que no les caigan bien. Y en una cultura del escrache, ¿cuáles pueden ser los siguientes pasos?. ¿Acaso el linchamiento y la justicia por mano propia?

 

Escraches en acción. 

1) En octubre de 2010 se conoció el procesamiento a Milagro Sala (Jujuy) por el escrache al radical Gerardo Morales.

 

La dirigente social del kirchnerismo, Milagro Sala, anunció que pedirá “un peso” a cada militante de la agrupación Túpac Amaru para pagar el embargo de $ 70 mil que le impuso la Justicia Federal, tras procesarla por amenazas y daños durante un violento escrache contra el senador nacional Gerardo Morales (UCR). En su resolución, el juez Cardozo dictaminó que el escrache "no pudo ser dirigido (...) sin la planificación, organización y control de Sala”.

 

 

 

 

 

 

2) Violento escrache de Quebracho en la Jefatura de Gobierno.

 

En diciembre de 2010, militantes de la agrupación Quebracho prendieron fuego a cubiertas de autos en una  de las puertas de la Jefatura de Gobierno porteña, en el marco de las manifestaciones en toda la Ciudad, al cumplirse nueve años del estallido social del 19 y 20 de diciembre de 2001 que terminó con el gobierno de De la Rúa. Llamativamente, efectivos de la Policía Federal custodiaron las rejas que dividen la Plaza de Mayo de la Casa Rosada, pero no hubo presencia policial frente a la Jefatura de Gobierno.

 

 

 

 

 

3) Hilda Molina escrachada en la Feria del Libro por estudiantes pro castristas.

 

En abril de 2010, la médica disidente cubana Hilda Molina debió interrumpir la presentación de su autobiografía "Mi verdad", que se realizaba en la Feria del Libro, a causa de un escrache realizado por militantes y estudiantes de izquierda.

 

Molina expuso detalles de su autobiografía en una sala de la feria durante una media hora, hasta la irrupción de militantes del Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba y estudiantes de la Universidad de Buenos Aires, que comenzaron a insultarla y gritar consignas. "Así son los mítines de repudio a los que piensan diferente en Cuba: pegan, gritan, insultan", exclamó la médica antes de retirarse con sus acompañantes por una puerta lateral.

 

 

4) Ultimo momento: Estudiantes harán un escrache por la suba de los alquileres.

 

Un grupo de estudiantes universitarios cordobeses hará un escrache frente a la Cámara de Corredores Inmobiliarios de Córdoba el próximo jueves 24 de febrero para protestar por lo que consideran un "aumento injustificado" de los alquileres que perjudica a los estudiantes ...  (http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/estudiantes-haran-escrache-suba-alquileres).

 

5) Guillermo Moreno, Luis D´Elia.

 

Dejamos como ejercicio para lo lectores que ilustren ellos mismos tantos escraches realizados por estos “personajes”.

 

        

Etiquetas:

Comentarios

Para José Antonio, citar a Cicerón tan fuera de contexto es es tan errado. Sabiendo algo de historia deberías tener en cuenta que Cicerón legitimaba a una clase de nobles (Optimates) que había consolidado su poder gracias al anterior dictador y tirano Sila (recordado por su crueldad y asesinatos), poco interesado en el bienestar popular, de los derechos de las clases más bajas y de los ciudadanos romanos que no vivian en roma ( o pueblos romanizados), en un momento donde la rebeldía por estas injusticias estaba en un punto máximo.
Aunque en el fondo no me sorprende, muchos de los que esgrimen el argumento contra las protestas sociales estan muy de acuerdo con otros tiranos y asesinos de la Argentina, en contra de los derechos de las clases bajas y los ciudadanos del interior del país.

Otra cosa interesante, para quien decía que las protestas son "fascistas", que investigue el origen de esta palabra, que esta más relacionada con ejercer la fuerza DESDE el estado sin tener en cuenta los derechos básicos que garantiza la constitución de los ciudadanos, lo cual también me remite al termino "fasces" utilizado en epocas de la república romana relacionado con el poder del tribuni plebis para ejercer la violencia en pos del "orden público".

Cuando uno ve los videos de esta nota le queda claro que los "escraches" son actos delictivos, agresiones a las personas y a los bienes, aplicados además a través de métodos patoteriles. De ninguna manera pueden formar parte de los contenidos educativos de la Provincia ni ser considerados como modalidades de legítima participación ciudadana.

La metodología de los denominados escraches responde a una concepción totalitaria que sustituye el debate civilizado y la acción de la Justicia por una suerte de patoterismo supuestamente justiciero.

Intentar presentar a un delito como a una forma de participación social constituye un error de magnitud. Tanto como suponer que se puede, ya entrando en la vía del absurdo, promover una cultura del escrache, del piquete y la patota. Cada una de estas modalidades no son ni más ni menos que una variante de violencia que avasalla derechos de terceros, además de vulnerar un bien colectivo como es el de la tranquilidad pública.

No hay que olvidar que la violencia engendra violencia y que siempre crece como una espiral si no se la frena a tiempo.

"Un escrache a la Educación" es el título de un editorial de Clarín que me ha gustado. Lo comparto abajo para todos.

Un escrache a la educación

16/02/11

PorRicardo Roa, EDITOR GENERAL ADJUNTO DE CLARIN

Si hay algo que no habría que hacer con la educación es dejarla en manos del activismo político. La enseñanza de la política debe estar en las aulas. Lo que tiene que permanecer afuera es la tentación de reducirla al catecismo oficial. Sea de la ideología que fuese.


Y ésto es, justamente, lo que prevalece en los contenidos de la materia “Política y Ciudadanía” que se dictará en secundarias bonaerenses. Pocas veces como allí ha quedado retratado el pensamiento único kirchnerista (ver El escrache se estudiará desde este año en las escuelas de la Provincia).


Entre otras cosas dice que “tras los períodos dictatoriales y las democracias neoliberales de los 90, la política ha adquirido características como la corrupción, la farandulización y la frivolización”. Nadie podría negarlo. Como tampoco lo que le toca a este gobierno: Jaime, el recaudador presidencial Capaccioli, la valija de Antonini Wilson, el enriquecimiento astronómico del matrimonio Kirchner, las coimas en Skanska, el bolsa de Felisa Miceli y siguen las firmas. Además, Nacha Guevara, Florencia Peña, Andrea del Boca y varios etcétera con los artistas K.


Se enseñará que “en los medios de comunicación se manipula la política y los intereses comerciales adquieren más relevancia que los de la población”. Aquí también, cuando habla de los otros el kirchnerismo habla de sí mismo: la cadena de medios y de programas adictos y la creación de “Fútbol para Todos”, un instrumento con audiencia cautiva al servicio de la propaganda oficial ¿Cómo se llama esto si no manipulación?
Y una final: incluye a los escraches entre las “modalidades de participación socio-política”. Se los convalida así desde el propio Estado: el provincial también lo es. Pero todos los escraches son una forma de fascismo. Y la educación no debería ser la excusa para que entren a la escuela.

Los militantes kirchneristas del Ministerio de Educación bonaerense no se han propuesto enseñarles a los alumnos de quinto año que los escraches, como los linchamientos que en otros tiempos eran practicados por los racistas del sur de Estados Unidos, son esencialmente antidemocráticos y por lo tanto hay que considerarlos síntomas del retroceso cultural que está experimentando el país.

Lo mismo puede decirse de las agrupaciones de piqueteros que, amenazas y cortes de ruta mediante, consiguen subsidios oficiales para sus integrantes y, en algunos casos, actúan como fuerzas de choque oficialistas, emulando a su modo a las camisas pardas y negras de la Europa de la primera mitad del siglo pasado.

El surgimiento de los piqueteros fue atribuible a las deficiencias flagrantes del Estado nacional, pero en lugar de procurar desmantelar dichas organizaciones privándolas de su razón de ser, el gobierno kirchnerista optó por institucionalizarlas.

Enseñan aquello en lo que son MAESTROS: la amenaza, el miedo, la brutalidad, el desorden, la anarquía, el box de Moreno, la valija de Micheli, los perros de Cristina, los piquetes de Moyano, la droga por toneladas, el asalto al maestro ...

En este año de elecciones, lo vamos a tener muy presente...

No puede ser que los chicos de 14 años crean que la ciudad es zona liberada para entrar al colegio de la ciudad de Buenos Aires y destruirlo. El poder de la calle se ha desmadrado.

En cualquier lugar del mundo desde China hasta Nueva York el vigilante lleva un revolver porque el ciudadano infragante no puede poner en riesgo al ciudadano inocente.

El uso político de la escuela no es nuevo para el peronismo.

Ya se hizo antes, hasta con los libros para los más pequeños. En algunos libros de primer grado, PARA APRENDER A LEER, la tradicional frase "Yo Amo a mi Mamá" fue reemplazada por "Yo Amo a Evita", "Evita me ama" ...

Y en el secundario al que no quería cantar la marcha peronista le ponian amonestaciones...

Un aporte del político, filósofo y escritor romano Marco Tulio Cicerón (año 55 antes de Cristo) para la clase política argentina:

“El presupuesto debe equilibrarse, el Tesoro debe ser reaprovisionado, la deuda pública debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos debe ser moderada y controlada, y la ayuda a otros países debe eliminarse para que Roma no vaya a la bancarrota".

"La gente debe aprender nuevamente a trabajar, en lugar de vivir a costa del Estado”.

http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/internacional/ciceron-y-crisis

No es casual que se haya nivelado para abajo la educación. A fines de la década del 80 muchos jóvenes se preguntaban ¿y con el título que hago?, resultaba evidente que en aquella época la educación informal había superado a la formal, en cuanto a contenidos se refiere. A la fecha, los egresados del colegio secundario en un 85% no pasan una evaluación de "multiple choise", preguntas básicas en cuanto a cultura general se refiere. Sin embargo los padres los apoyan en los "escraches" porque dada la anarquía en que se vive, pretenden decidir sobre los contenidos programáticos, quienes serán sus profesores etc. Históricamente en el mundo la anarquía terminó muy mal. El derecho de cada uno termina donde comienza el de los demás. Los alumnos deben ingresar a la escuela para estudiar, para informarse, para aprender que el derecho de cada uno termina donde comienza el de los demás. Esta nivelación para abajo no fue casual. Que los contenidos deben actualizarse, de forma tal que no les resulte problemático decidir sobre una carrera, su vocación, poder comenzar a trabajar en aquello que más les guste o cercano a su vocación sería el ideal. El "Código de Convivencia" implementado en el primer período que encabezara Anibal Ibarra y que se hizo a través del entonces Secretario de Educación Filmus, si se impuso con el fin de "no corregir con rojo porque se pueden traumar los alumnos", "los derechos para los estudiantes", y para los maestros, para los profesores?. ¿Vale lo mismo aquel que se esfuerza, cumple con las reglamentaciones, estudia, se esfuerza que el otro "compañero" que lidera los "escraches, las burlas, la falta de respeto a los profesores, que no atiende durante las clases?. Así nuestro bendito país descendió, en cuanto a educación se refiere muchísimos peldaños. ¿No habrá llegado la hora de recuperar los valores perdidos?, ¿no será el momento en que la familia se haga cargo del rol que le compete como así también los estudiantes?. Ruego porque Así Sea. Sarita Vigna

Me olvidaba, en el libro reciente del P. Aníbal Fosbery "Las vertientes de la argentinidad", se analiza el proceso de deculturización de nuestra patria.

http://www.argentinosalerta.org/index.php/component/content/article/17-h...

Hace tiempo que se va gestando una deconstrucción cultural caracterizada por el vaciamiento institucional y la consiguiente acción directa (escraches, piquetes), presuntamente más democrática que todo ese ‘laberinto’ legal.

La ideología dominante subestima a las instituciones y les reprocha una variedad de impugnaciones. Esencialmente, las tacha de elitistas, insoportablemente – para el poder actual – ligadas a la ley y a las tradiciones y, sobre todo, ajenas al relato oficial.

Para este gobierno las instituciones son un obstáculo para sus objetivos de reculturalizar al país. Por eso se pretende fragilizarlas y sobre todo desvincularlas de los ciudadanos.

La primera reforma en la provincia de Bs.As. fue mala en contenidos sin estructura lógica ni metodológica adecuada y la segunda mantuvo practicamente los mismos vicios.

Esta última reforma adolece de los mismos defectos, pero además está hecha para el adoctrinamiento y no para mejorar la mala calidad educativa y mucho menos para formar ciudadanos pensantes.