Sin auditoría: el gobierno giró 765 millones a Madres de Plaza de Mayo. Los lujosos bienes de Schoklender

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

(AA) En una exposición ante la Comisión de Vivienda de la Cámara de Diputados, el subsecretario de Obras Públicas, Abel Fatala, y el subsecretario de Vivienda, Luis Bontempo, dos funcionarios del ministerio que conduce Julio De Vido, confirmaron que el monto total de fondos públicos nacionales invertidos en las obras que realizan las Madres supera los 1250 millones de pesos. De ese monto, 765 millones ya se pagaron y otros 500 se prevé pagar de acuerdo con el avance de las obras. Con esos recursos se financiaron 4542 casas y 11 centros de salud.

El subsecretario de Vivienda insistió en que no había habido una malversación de fondos públicos. Si existió un desfalco de parte de Schoklender pero los funcionarios aseguran que no hubo sobreprecios, ¿de dónde salió el dinero? preguntó el diputado radical Hipólito Faustinelli.

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, afirmó que Hebe de Bonafini "es la que dirige" la Asociación Madres de Plaza de Mayo y "no puede estar ajena a lo que ha pasado" en esa institución, aunque advirtió que "eso lo tiene que decir la Justicia".

Causa sobre cheques sin fondo fue archivada por juez Bonadío.

Por otro lado, la causa judicial sobre los cheques sin fondos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo que preside Hebe de Bonafini, fue cerrada en febrero pasado por el juez Claudio Bonadío. El expediente se había iniciado el 15 de marzo de 2010 a partir de una denuncia penal presentada ante la Cámara Federal, que por sorteo recayó en el juzgado federal número 11 de Bonadío, secretaría 21, con el número 3169/2010 y la carátula Fundación Madres de Plaza de Mayo.

El fiscal federal Gerardo Di Massi requirió la acción penal y, no obstante ello, la causa fue archivada por Bonadío, a menos de un año después de la denuncia original. "El 11 de febrero pasado, el juez cerró la causa", revelaron los informantes.

Autos, barcos y aviones de Schoklender

Tras el escándalo desatado en torno a Sergio Schoklender, se van conociendo distintos bienes pertenecientes al ex apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, que incluyen un automóvil Ferrari, un avión privado de lujo, cuatro yates y seis viviendas en la Ciudad de Buenos Aires.
 
La empresa Meldorek SA, que pertenece en un 90 por ciento a Sergio Schoklender, tiene a su nombre al menos seis propiedades en Capital Federal, cinco en el barrio de Villa Urquiza y una en Caballito, según un informe del Registro de la Propiedad difundido por la prensa.
 
Las propiedades están en Alvarez Thomas 3462 (funcionan a dos viviendas), Avenida Combatiente de Malvinas 3882, Nahuel Huapi 5035 (también tiene dos propiedades en la misma dirección), y en Craig 726, se informó. 
 
Además se difundieron las primeras fotografías del lujoso auto deportivo Ferrari FXK 097 plateado, modelo 2006, cuya escritura figura también a nombre de la empresa Meldorek, cuyo 10 por ciento restante del paquete accionario pertenece al piloto del avión privado de Schoklender, Gustavo Serventich. 
 
Se trata de un vehículo de alta gama, valuado en unos 250 mil dólares, que fue inscripto en la localidad chubutense de Gaiman, y además mantiene una deuda de 25 mil pesos en concepto de patente.

¿Bonafini no sabía nada de esto? ¿Se siente ahora traicionada por los hermanos Schoklender? ¿Acaso no sabía que eran delincuentes?

Etiquetas:

Comentarios

Schoklender canjeó 50 millones de pesos en mesas de dinero

11/06/11

Lo hacía para obtener efectivo. Depositaba cheques de la constructora Meldorek y los cambiaba por billetes de baja denominación. Se justificó en que era para pagar sueldos. Pero la Justicia sospecha que era una maniobra para lavar dinero.

La Justicia intenta reconstruir la ruta de casi 50 millones de pesos en cheques de la empresa Meldorek que Sergio Schoklender o personas vinculadas a él depositaron en dos financieras y luego fueron cobrados en efectivo.

Es la principal pista que se tiene hasta ahora.

A investigadores consultados por Clarín les llama la atención que Schoklender o sus colaboradores cambiaban los cheques en la agencia de cambios Trade Travel y la financiera Monetización S.A. vinculada a José Fernando Caparrós Gómez y después se llevaban biletes de baja denominación.