Alois de Liechtenstein anuncia que vetará la ley del aborto aunque sea aprobada en referéndum

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

(Religion en Libertad) El príncipe lo anunció solemnemente el día de la Asunción, y alega sobre todo el exterminio de niños con deficiencias.

El 15 de agosto se celebra en Liechtenstein, país mayoritariamente católico, no sólo la Asunción de la Virgen sino también la fiesta nacional.

Y fue el momento elegido por el príncipe heredero Alois para anunciar, en la capital Vaduz, que si el 18 de septiembre se aprueba en referéndum la legalización del aborto, él se opondrá a ello y no firmará la ley, impidiendo su entrada en vigor.

Aunque formalmente no es jefe del Estado, cargo que desempeña su padre Hans Adam II, éste traspasó a Alois en 2004 las competencias correspondientes, entre ellas la sanción de las leyes.

Alois, de 43 años y católico practicante, destacó entre las razones de su oposición "la problemática de los abortos de niños discapacitados", un auténtico exterminio en los países donde el aborto es legal. En Liechtenstein no lo es en ningún caso, y está penado con un año de prisión incluso si se realiza en el extranjero.

En junio el parlamento fue consultado al respecto, pero sólo 7 de los 25 diputados votaron a favor. La consulta se realiza, sin embargo, por iniciativa popular, y prevé una despenalización hasta la duodécima semana

Etiquetas:

Comentarios

La formación es la base de toda conducta, este gobernante lo reafirma, JESÚS, nos enseña que VUESTRO SI SEA SI, Y VUESTRO NO SEA NO, todo lo demás es obra del maligno, agregando a los TIBIOS LOS VOMITARÉ, demostró que LA VERDAD, NOS HACE LIBRES, y no títeres de los poderosos en estos momentos encabezados por la ONU, organismo que se creo para el bien, ahora copado por los que se consideran PROGRE, y así va el Mundo a la deriva por estos seudos dirigentes

Las posturas valientes de Polonia, de Hungría, de Irlanda, de Lituania, etc., nos indican la urgencia de sumarnos e imitarlos.
Lo peor sería dejar paralizar, por miedo u otros motivos, nuestros reflejos esenciales, a favor de toda vida humana, de la familia fiel y estable, de la autoridad paterna y materna legítima, del bien común social que debe llegar a todos.
También Francia rechazó lo que mal llaman matrimonio igualitario, y países como Colombia, Filipinas, Brasil, han emprendido una ardua lucha a favor de la vida por nacer y del orden natural, con poco o casi nulo acompañamiento de la clase política, pero sí de los hombres y mujeres de a pie. Los políticos se comportan muchas veces como "necios con poder", categoría de lo más temible.
Bien por el príncipe heredero de Liechtenstein, gesto no abundante en los ambientes de quienes se creen poderosos.
No temamos ser menospreciados por hacer el bien, por decir la verdad, por ser honestos y justos. El ciudadano de a pie, tarde o temprano, capta este mensaje. No temamos al entramado ideológico que trata de confundir las conciencias, porque su poder es efímero.
Termino con esta frase de Ignacio San Miguel: "la lucha está legitimada aunque no se triunfe; aunque lo que se presente como más probable sea la derrota. Porque ésta no se consuma mientras haya lucha, por lo que aquél que lucha siempre, nunca puede ser derrotado".
En eso estamos, en la convicción y certeza de librar el "buen combate".