12 de Octubre: conquista y evangelización de América. Parte I

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

(AA) Se cumplen hoy 519 años del descubrimiento de América. Con los aires progresistas que se respiran, lo políticamente correcto es criticar la gesta hispánica a la que se atribuyen cientos de millones de indígenas muertos. ¿tiene ésto sustento histórico? ¿Es la Iglesia Católica la responsable de supuestos genocidios? Analizamos en este artículo la "leyenda negra" anticatólica y antiespañola.

 

Desgraciadamente es demasiado habitual ver cómo auténticos desconocedores de la historia relacionan a la Iglesia Católica con supuestos genocidios y robos llevados a cabo por un imperio "saqueador y sanguinario" como el español en los siglos XV y siguientes en la recién descubierta América [1].

En primer lugar analizaremos esta "leyenda negra" que es, a la vez, anticatólica y antiespañola y que tiene como creadores a los historiadores y propagandistas protestantes a causa del enfrentamiento político, comercial y religioso que oponía a los países anglosajones con la católica España [2]. Como en toda guerra, el enemigo lanza campañas psicológicas tanto de desinformación como de falsificación de la realidad. Estos escritores se esforzaron por inventar mil ejemplos de la vileza y perfidia española, y difundieron por Europa la idea de que España era la sede de la ignorancia y el fanatismo.

Lo triste del tema es que esta leyenda, a pesar de sus pocos fundamentos, pervive aún en nuestros días, sobre todo en lo que se refiere a la usurpación de las tierras, el genocidio indígena y la sed de oro. Se dice que España se apropió de las tierras indígenas en un acto típico de rapacidad imperialista, pero la verdad es que, antes de la llegada de los españoles, los indios no eran dueños de ninguna tierra sino esclavos de unos caciques despóticos tenidos por divinidades supremas [3]. Carentes de cualquier legislación que regulase sus derechos laborales, el abuso y la explotación eran la norma, y el saqueo y el despojo las prácticas habituales. Impuestos, cargas, retribuciones forzadas y pesados tributos fueron moneda corriente en las relaciones indígenas previas a la llegada de los españoles. El más fuerte sometía al más débil y lo atenazaba con escarmientos y represalias.

Los principales dueños de la tierra que encontraron los españoles (Mayas, Incas, Aztecas) [4] lo eran a expensas de otros dueños a quienes habían invadido y desplazado. Esta es la razón por la que una parte de las tribus indígenas se aliaron con los conquistadores, procurando su protección y el consecuente resarcimiento.

La verdad es que, sólo a partir de la conquista, los indios conocieron el sentido personal de la propiedad privada y la defensa jurídica de sus obligaciones y derechos. Se fundó la Posesión Territorial, que insistía en la protección que se debía dar a los nativos garantizando y promoviendo un reparto equitativo de precios y atendiendo a los posibles abusos y querellas, al igual que sancionando duramente a sus mismos funcionarios si incumplían las leyes [5].

Se creó la Encomienda, que fue la gran institución para la custodia de la propiedad y de los derechos de los nativos. Por la Encomienda el indio poseía tierras particulares y colectivas sin que pudieran arrebatárselas impunemente, organizando, a su vez, su propio gobierno local y regional. Por lo tanto, vemos que no es España la que despojó a los indios de sus tierras, sino que les inculcó el derecho de propiedad para restituirles sus heredades asaltadas por los poderosos y sanguinarios estados tribales. España es también la que los guardó bajo una justicia divina y humana, la que los puso en paridad con sus propios hijos e incluso en mejores condiciones que muchos campesinos y artesanos europeos [6].

Algo muy distinto fue lo que ocurrió en las tierras conquistadas por los protestantes. Así como la corona católica no organizó su imperio americano en colonias, la protestante sí lo hizo [7]. De hecho, el rey de España nunca se ciñó la diadema de Emperador de las Indias, pero sí el monarca inglés hasta principios del siglo XIX. Los protestantes se sintieron autorizados a poseer sin problemas ni limitaciones toda tierra, ya fuese recurriendo a la expulsión o a la aniquilación. En el Norte los ingleses y luego el imperio federal de los Estados Unidos se consideraron siempre como propietarios absolutos de todos los territorios ocupados y por ocupar. La tierra era cedida a quien pagase el precio convenido, y a los colonos les correspondía el derecho de alejar o exterminar a los habitantes originarios, a veces con la ayuda del ejército si era necesario. Esto era algo impensable para los católicos.

Mucho peor todavía es la acusación de genocidio que se hace a los españoles y a la Iglesia Católica. Es cierto que murieron muchos indios con la llegada de los conquistadores, pero esto no se debió a las armas españolas que, por cierto, al ser de fuego solían fallar a menudo por la geografía y el clima, sino a los letales virus provenientes del Viejo Mundo. Al no tener inmunodefensas para hacer frente a las nuevas enfermedades morían en grandes cantidades. Por su parte, también los europeos sucumbieron mortalmente ante enfermedades tropicales para las que sus cuerpos no estaban preparados.

Pero si queremos hablar de crímenes podemos comentar los cometidos por los indios dominantes sobre los dominados antes de la llegada de los españoles. Algunos autores indigenistas cuentan que en 1487 se sacrificaron dos mil jóvenes, en sólo un día, para la inauguración del gran templo azteca, veinte mil muertos en dos años de construcción de la pirámide de Huitzlo-pochtil, e innumerables las muertes provocadas por las llamadas guerras floridas y el canibalismo. Gracias a la llegada de los conquistadores y, sobre todo, al Cristianismo, las liturgias y los ritos sangrientos se terminaron, evitando así un holocausto, esta vez sí, real.

Y sin dejar el tema del genocidio no podemos evitar echar una mirada a la América anglosajona y protestante donde, en la actualidad, los pocos indios que quedan no proceden de las zonas por ellos colonizadas, sino de los territorios comprados a España o usurpados a México. ¿Qué ocurrió entonces con los indios del Norte protestante? Como tantas veces pasa en este tema de los ataques a la Iglesia, casi siempre el que acusa es el que más tiene que callar, ya que en sus colonias sí podemos hablar de un auténtico genocidio entre los siglos XVII y XIX, donde se exterminaron casi por completo a los aborígenes. La mejor prueba de ello es que apenas hubo un mestizaje, algo que sí ocurrió de forma abundante en las tierras conquistadas por los católicos españoles [8].

En nuestros días, la población indígena en territorio anglosajón constituye, aproximadamente, un millón y medio de personas. Esta cifra es aún mucho más triste si se considera que para constituir este registro basta con tener una cuarta parte de sangre indígena. La situación en territorios hispanos es exactamente la contraria. En las regiones mejicanas, andinas y amazónicas, casi el noventa por ciento de la población desciende directamente de los antiguos habitantes o es fruto de la mezcla de indígenas con conquistadores.

Y no sólo esto: mientras la cultura norteamericana y canadiense no debe a la indígena más que algunas palabras, ya que se desarrolló a partir de sus orígenes europeos sin que se practicase algún intercambio con la cultura primera, en la América hispano-portuguesa, la mezcla no fue sólo demográfica sino que dio origen a una riqueza cultural nueva e inconfundible. Esto obedece, más allá de los estudios culturales existentes en las diferentes regiones y a la cooperación que prestaron los pueblos indígenas a los conquistadores, a una perspectiva religiosa muy diferente. Para los católicos, lo más natural era casarse con la población indígena, a quienes veían como hermanos e iguales. En cambio, los protestantes estaban animados por un fuerte sentido de superioridad. Y si agregamos el sentido de predestinación de la Reforma de Lutero y Calvino -los pobres están destinados a la condenación, y los prósperos a la salvación- se sigue que, si el indígena es subdesarrollado, es porque está predestinado a la condenación, mientras que si el blanco está desarrollado está predestinado a la salvación. Visto así, cualquier pretensión de mezcla se ve como una violación grave del plan de la Providencia.

A modo de curiosidad, acordémonos de la práctica de arrancar el cuero cabelludo que se difundió en el territorio de lo que hoy es Estados Unidos a partir del siglo XVII, cuando los colonos blancos comenzaron a ofrecer fuertes recompensas a quien presentase el cuero cabelludo de un indio, fuera hombre, mujer o niño. La caza de indios, organizada a caballo y con jaurías de perros, no tardó en convertirse en un lucrativo deporte nacional. Si en la América católica alguien hubiese tratado de negociar con cueros cabelludos indios, habría provocado la más grande indignación de los religiosos y habría sido castigado con penas severas que los reyes habían dispuesto para tutelar los derechos de los indios. Podemos asegurar que, exceptuando los excesos e injusticias de algunos particulares, allá donde estuvo la Iglesia Católica no hubo racismo [9].

En cuanto al tema de la sed de oro, donde se dice que la llegada y la presencia hispánica no tuvo otro fin superior al fin económico, concretamente al propósito de quedarse con los metales preciosos americanos. Por supuesto, esto tampoco es cierto porque, aunque los propósitos económicos de la conquista realmente existieran, y en aquella época eran considerados lícitos por todos los países y creencias, el objetivo último y más importante para la Iglesia Católica era el de descubrir tierras nuevas donde llevar el mensaje de Cristo. Además, no podemos olvidar que en ningún momento se dejó a nadie en la ruina, ya que con la llegada de los conquistadores las condiciones de los indígenas mejoraron y llegaron a ser notablemente superiores a los asalariados europeos. Lo cierto es que toda América fue beneficiada por la minería.

No podemos terminar este tema sin hablar, al menos brevemente, de un personaje de singular importancia: Bartolomé de las Casas quien, después de ser un hombre de no muy loable conducta, tuvo una importante conversión religiosa determinada por los sermones de denuncia de las arbitrariedades de los colonos (entre los que él mismo se encontraba) pronunciados por religiosos, lo cual confirma la vigilancia evangélica ejercida por el clero regular. Con el tiempo se ordenó sacerdote y después entró en la orden de los Dominicos, dedicando el resto de su vida a defender la causa de los indígenas ante las autoridades de España. Tras su insistencia, las autoridades de la Madre Patria atendieron sus consejos y aprobaron severas leyes de tutela para los indígenas.

Lo cierto es que esta protección de la corona a los indios tuvo un efecto negativo, y es que algunos proletarios españoles, necesitados de mano de obra, comenzaron a prestar atención a los holandeses, ingleses, portugueses y franceses que ofrecían esclavos importados de África, capturados por los árabes musulmanes.

La trata de negros (colosal negocio prácticamente en manos de musulmanes y protestantes), sólo afectó de forma marginal a las zonas bajo dominio español, en especial, casi en exclusiva, a las islas del Caribe. Es raro (excepción en Cuba que sufrió mucha de dependencia de Estados Unidos en el s. XIX) encontrar negros en las zonas colonizadas por españoles, a diferencia del Sur de los Estados Unidos, Brasil o las Antillas francesas e inglesas.

En un principio, personajes con pocos escrúpulos pudieron explotar impunemente a los esclavos negros pero, con el tiempo y la presión de los religiosos, también a ellos les iba a llegar una ley española de tutela, cosa que no ocurrió en los territorios protestantes hasta muy entrado el siglo XX. Ciertamente, había católicos españoles que cometieron excesos, pero utilizar estos casos aislados ¡como siempre! para atacar a una religión y a un país que hicieron mucho bien en aquellas tierras, demuestra una vez más de qué pasta están hechos los enemigos de nuestra fe.

No podemos pasar al tema siguiente sin hacer una importantísima aclaración. Puede haber dado la impresión en algunos momentos de haber querido atacar algunas confesiones y religiones distintas a la nuestra, como son las islámicas, las civilizaciones precolombinas y las iglesias protestantes. Nada más lejos de la realidad.

Al igual que al referirnos a la historia de la Iglesia Católica, debemos tener presente en todo momento el contexto histórico en el que se desarrollan los hechos; al hablar de los errores e injusticias cometidos por estos hermanos, es nuestra obligación hacer lo mismo.

El ser humano es imperfecto sea cual sea su cultura, mentalidad o religión, y no hay injusticia mayor que cargar a todos con las culpas de unos cuantos, olvidando, además, los factores externos que influyen en las diversas actuaciones llevadas a cabo. Y peor aún, si cabe, es seguir culpando a las personas del presente por los errores cometidos por otros en el pasado. Pero sí debemos reconocer que hemos tenido una clara intención al relatar los hechos mencionados, y no es otra que la de hacerse preguntar al lector el porqué de los ataques, solo y exclusivamente a la Iglesia Católica, cuando la realidad es que todas las confesiones, credos, ideologías, culturas, etc., a lo largo de la Historia, han cometido errores.

¿Qué tiene nuestra Iglesia para ser el principal objetivo de todos los ataques?

[1] La forja del Nuevo Mundo. Huellas de la Iglesia en la América española, María Saavedra Inaraja. Sekotia 2008
[2] La leyenda negra anticatólica y antihispánica. Álvaro de Maoturna.
[3] Tres lugares comunes de las leyendas negras, Antonio Caponnetto. Conferencia, Buenos Aires, 1992.
[4] Mayas, Incas y Aztecas oprimían a Garios, Tlaxaltecas, Cempoaltecas, Zapotecas, Otomíes, Cañaris, Huancas, etc.
[5] Tres lugares comunes de las leyendas negras, Antonio Caponnetto. Conferencia. Buenos Aires, 1992.
[6] Tres lugares comunes de las leyendas negras, Antonio Caponnetto. Introducción, Madrid, 2008. www.arbil.org
[7] Leyendas negras de la Iglesia, Vittorio Messori, Ed. Planeta, col. Testimonio, 1999.
[8] Leyendas negras de la Iglesia, Vittorio Messori, Ed. Planeta, col. Testimonio, 1999.
[9] Leyendas negras de la Iglesia, Vittorio Messori, Ed. Planeta, col. Testimonio, 1999.

CATOLICOS SIN COMPLEJOS, por José González Horrillo, Editorial Sekotia, 4ta Edición (2010), Madrid. ISBN: 978-84-96899-81-0

Plegaria que recitaban al alba los navegantes de Colón

“Bendita sea la luz
y la Santa Veracruz
y el Señor de la Verdad
y la Santa Trinidad.

Bendita sea el alba
y el Señor que nos la manda.
Bendito sea el día
y el Señor que nos lo envía”.

Amén.

Etiquetas:

Comentarios

mas pienzo en este articulo y mas me pregunto, lo dijo en serio o es un pesimo monologo humoristico, qui lo sa non lo pozo mai capire , lo escribo en italiano porque lo soy

evidentemente debemos dar gracias a los santos espanoles que colonizaron(robaron, mataron, violaron , trajeron pestes, vicios etc, etc,) .Parece que quien escribio esto se olvido del egipto de los faraones, de las debilidades de los babilonicos de nabucodonosor, pasando por gengis can hitler, y otros .recuerde el autor de esta triste nota que los fondales marinos estan todavia tapizado del oro que con tanta benevolencia, los espanoles enviavan a su madre patria, recuerde el autor de esta nota que en 1492, no solo se descubria america, sino tambien se expulsaron de espania a todos los judios que !umildemente !los reyes catolicos, hicieron y la inquisision (no protestante)quemaron en hogeras a los que no se quisiern convertir, obiamente por la fuerza,torturaron mataron judios, hitler comparado a los anios de los reyes catolicos y la inquisision del monge torquemada, son simples bambini nenes de pechos, practicas con los infieles protestantes islamicos y de cualquier signo religioso no catolico sufrieron hasta casi el fin del 1800, y mas todavia la SAGRADA ROTA o se el tribunal de la inquisision que funciona en roma todavia, deberia hacerle pensar un poco antes de escribir tantas sandeses e intolerancias.
Le pido perdon ( no sea cosa que yo sea un rebelde)y lo saludo con la Bendicion del Senor, para que su pobre mente se ilumine al menos un poco
giuseppe

Estimado Francisco Rossetto: El que dijo "yo os envío a todo el mundo...." también le dio potestad a SU Iglesia para perdonar. Y si le escandaliza que seamos "tan" pecadores no se olvide que nuestro amado Salvador no vino a salvar a los justos; y San Pablo agrega "somos el deshecho del mundo". Pero esos que vinieron con la espada de la fe y la cruz del Redentor tenían bien claro cuáles eran los mandamientos que se debían obedecer: Eran los 10 mandamientos de la ley de Dios y el servicio a su rey español.
La de la España del siglo XVI fue la epopeya más fabulosa realizada por un pueblo.
Entonces, si su ceguera le impide admirar tal proeza, al menos le pido, como un acto de caridad: llámese a un respetuoso silencio.

GRACIAS AA!!!!
ES COMO UNA INVITACIÓN A LEER UN POCO DE HISTORIA NUESTRA.
JUSTO HOY CONVERSAMOS CON MIS ALUMNOS SOBRE LA NECESIDAD DE APOYARSE EN FUNDAMENTOS SERIOS A LA HORA DE FORMARSE UNA OPINION Y A TENER EN CUENTA QUE SIEMPRE DONDE EXISTA UN GRUPO HUMANO, HABRÁN OBRAS POSITIVAS Y OBRAS NEGATIVAS.

La verda es que no sabia nada acedca de esto..
Me intereso muchisimo la nota, y espero la del viernes. No es que sea muy amante de la historia, y bueno ese es mi punto debil: muchas veces me siento como decian por alguno de estos comentarios, "un ignorante".
lo que voy a hacer es:
--Puntuar con 5 estrellas esta nota.
--Seguir pegado a las notas de AA.
VIVA CRISTO REY!

espero que con estos comentarios no se quiera minimizar la mentira de la "evangelizacion"(y robo)y genocidio (los "marineros" eran condenados a muerte: asesinos,etc. (que sabian hacer sino robar y matar?)pero el genocidio mayor fue "evangelizar" adorando imagenes y con una doctrina tan permisiva y diluida que entrega almas a satanas sin remordimientos (no es eso antibiblico? no es genocidio espiritual?) y sino veamos el comportamiento de los "imitadores de jesus" que sirven a la iglesia catolica. Espero que Jesus los juzgue... porque si lo hago yo me condeno...)Alabado sea Jesucristo por siempre.

GRACIAS A DIOS QUE COLON DESCUBRIÓ AMÉRI-CA, Y TRAJO CONSIGO A SACERDOTES CATÓLICOS.- NOS DESBURRARON, NOS CIVILIZARON Y NOS DIERON UN CONTINENTE Y
LUEGO UNA PATRIA.- LOS INDIOS NO ERAN DUEÑOS DE NADA, ERAN ESCLAVOS SANGUINARIO
ASESINOS CACIQUES.- VIVA EL DIA DE LA RAZA, VIVA LA HISPANIDAD, QUE LOS ZURDOS
SE VAYAN CON SU FALSA PROPAGANDA.-

El "coro proge"se suma a toda esta mentira.¿Que hizo este gobierno progresista con las comunidades que estuvieron acampando en la 9 de julio?Ni los miraron.Y no estamos hablando del siglo XV,sino del siglo XXI.Si los pueblos originarios(la presidente evita decir aborigen, no debe saber que originarios y ab-origen significa los mismo)son funcionales es decir se han izquierdizados (perdonen el neologismo)los usan, si no,no existen.Más allá de las sombras que hubo como en toda empresa humana algo que es destacable y que no solamente ocultan sino que olímpicamente mienten es el tema de las lenguas.Muchas se habrán perdido, pero otras sobrevivieron. Es el caso del quechua y el guaraní,en nuestro país, sin contar en otros países. He conocido paraguayos que no sabían castellano.¿Cómo?¿No habían destruído las lenguas aborígenes?.En Méjico ya hay ordinarios de la misa en creo que dos lenguas indígenas.Si se pudieron traducir los textos es porque el idioma es rico,amplio y vivo para los pueblos.Por eso me gusta visitar los museos históricos.Salir de lo que se muestra , mirar inscripciones, hojas escritas,grabados,fisgonear en los rincones.Después procesarlo todo en mi cabeza, unirlo a otros datos que acumulé a lo largo de la vida.Asociarlo con la realidad,el mejor método para desarmar las mentiras.¿Que en la conquista de América hgubo sombras?, nadie lo niega, pero porqué tapar las luces.Tampoco hay que mirar el hecho histórico sacado se su contexto temporal.Era una época de viajes y conquistas.¿Cómo fuero las realizadas por otros países?¿Porqué América latina es más mestiza que América del norte?¿Cuántos de nuestros compatriotas reconocen en sus ancestros algún aborigen?En mis años de docente los he encontrado en mis aulas,enredados con las más curiosas mezclas raciales. Pescando en Goya se nos acercó un chiquito que en un boceto a lápiz hubera sido el retrato de Shunko.En color ya cambiaba, la carita de pómulos salientes estaba coronada por cabellos rubios sobre ojos grises.América latina es mestiza como mestiza es Nuestra Madre de Guadalupe.Por eso ahora el discurso es: "la imagen es un invento de los curas y Juan Diego nunca existió".Están tratando de borrar los restos de la primera evangelización.Por eso acusan que los obligaron a convertirse.Si eso fue así ¿cómo explican el amor incondicional de los mejicanos a "su" Lupita?la explicación es la misma de como 12 hombres de Galilea cambiaron el mundo.La explicación es muy simple.No fueron ellos, fue el Espíritu.Jesús nos avisó que seríamos perseguidos, pero también nos aseguró que estaría con su Iglesia hasta el fin de los tiempos y qu e el infierno no podría contra ella.Nuestros enemigos lo saben, por eso se descargan con odio y violencia rabiosa.Como esos señores maduros insultando a jovencitas que rezaban el rosario como toda "agresión"en la JMJ.

Interpretar la historia parcializándola o a través de una ideología es hacer una historia a nuestro gusto y medida. Me parece que nombre del derecho se intenta por muchos medios desconocer derechos fundamentales de las personas y de la sociedad.
Aceptar la diferencia es tener un pensamiento único? Esto también esclaviza a la humanidad sin espadas y con lazos más sutiles pero no menos destructivos de la dignidad humana. Porqué no reconocer luces y sombras de cada época? Es lo más realista ya que la vamos construyendo con nuestras decisiones personales y sociales que siempre son perfectibles.

Estimado Giuseppe, lo que Ud. describe no es historia, es la leyenda negra impulsada por el imperio británico como parte de su estrategia de poder. Con todo respeto, le sugiero que deje de lado fuentes pseudocientificas que responden a intereses ideologicos y geopoliticos, y busque libros actualizados de verdaderos historiadores, basados en la documentacion historica real.

¡Gracias por tan certera nota! Agrego mi personal homenaje al genio de Cristóbal Colón (terciario franciscano) quien, inspirado por Dios, emprendió tan extraordinaria travesía con una tripulación integrada en su mayor parte por presos que arrastraban largas condenas. Opino que su figura está a la par de los más grandes personajes de la historia universal y que todavía le debemos un profundo y público reconocimiento , más allá de lo que puedan opinar los enemigos de la Cristiandad, que no le perdonan haber sido el instrumento elegido para propagar el Evangelio de N.S. Jescucristo.
Fraternalmente

It is totally a good idea. It

It is totally a good idea. It just need the support of the people. - HomeLife Warranty Protection