Entrevista a Richard Cohen: "la homosexualidad no es una enfermedad, es una herida y se puede curar". Nota II

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

(AA) El autor del libro "Comprender y sanar la Homosexualidad", el psicoterapeuta estadounidense Richard Cohen, explicó en una entrevista durante su viaje a España que es posible dejar de tener sentimientos homosexuales si uno se lo propone, ya que "la homosexualidad es una herida, no es una enfermedad" y, por tanto, "se puede curar".

"Los sentimientos homosexuales siempre son resultado de dos cosas: heridas en el corazón del pasado que no se han sanado y una necesidad legítima de amor que nunca fue satisfecha durante la infancia o la preadolescencia" explica Richard Cohen.

¿Es posible dejar de ser gay? Una pregunta políticamente incorrecta para muchos encuentra respuesta en 'Comprender y sanar la Homosexualidad' (LibrosLibres), un libro en el que su autor Richard Cohen, ex gay y terapeuta, explica que es posible dejar de tener sentimientos homosexuales si uno quiere. Para ello, ofrece un método con el que es posible "sanar" esta orientación sexual.

El libro, que ha vendido ya más de 7.000 ejemplares en España, ha generado una gran polémica entre el colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, que mantienen una campaña para que se retire de las tiendas, y han acusado al autor de homófobo. Cohen dice que esto es porque "no se han leído el libro". "La elección -dice- es si quieren seguir siendo homosexuales o si quieren cambiar".

Si la orientación sexual es una elección, qué motivos llevan a un homosexual a querer dejar de serlo, qué causa la homosexualidad o el tópico de si un gay nace o se hace son preguntas a las que Richard Cohen contesta en su libro y en esta entrevista realizada por el diario español EL IMPARCIAL, pero lo que tiene claro es que su próximo libro tratará sobre cómo sanar la heterosexualidad.

¿Por qué se decidió a escribir el libro?

Durante muchos años luché contra mis sentimientos homosexuales. Intenté encontrar estudios y personas que me ayudarán y fue muy duro. Después de dejar de ser homosexual quise ayudar a otros como yo que estaban experimentando un deseo por el sexo opuesto no deseado y que estaba buscando ayuda como yo antes. También lo escribí para los terapeutas, para la Iglesia, para los líderes del ministerio sacerdotal, para que pudieran ayudar a más gente con estos sentimientos homosexuales no deseados.

¿Es un libro sobre la felicidad?

Es más sobre la esperanza, porque la felicidad es efímera y la esperanza es mucho más profunda y dura más tiempo. Es un libro sobre una gran esperanza.

El libro está dirigido a las personas que quieren dejar de ser homosexuales. ¿La orientación sexual es una elección?
Tres puntos:

  • primero, sabemos por la ciencia que la gente no nace con unos sentimientos homosexuales;
  • en segundo lugar, nadie elije de forma voluntaria tener sentimientos o inclinaciones homosexuales, son el resultado del temperamento, de la familia y de factores del entorno; y
  • tercero, la elección es si quieren seguir siendo homosexuales o si quieren cambiar.

¿Qué porcentaje de homosexuales quiere dejar de serlo?

La mayoría de la gente que se identifica como homosexual no sabe que esta oportunidad existe. Los medios de comunicación, la industria del entretenimiento, el sistema educativo a veces, en España no sé, pero en EEUU algunas instituciones religiosas o la cultura les han hecho creer que nacieron así y por tanto no pueden cambiar.

Por eso, LibrosLibres ha sido muy valiente por publicar este libro que rompe todas las creencias. Porque las nuevas ideas encuentran siempre oposición.

¿Por qué motivos? ¿Le explican por qué quieren cambiar su condición sexual?

A mi consulta vienen cuatro tipos de personas:

  • gente joven muy confundida sobre su sexualidad;
  • hombres y mujeres homosexuales que buscan durante años al hombre y la mujer de su vida, pero nunca funcionó y piden ayuda;
  • hombres y mujeres casados que quieren a su pareja y sus hijos, pero se siente atraídos por el mismo sexo;
  • y un cuarto tipo, que está relacionado con los otros tres, que creen que el comportamiento homosexual es incompatible con sus creencias religiosas y espirituales y por esta razón quieren ayuda.

¿Qué tiene que hacer entonces una persona que quiera dejar de ser homosexual?

En el libro hablo de cuatro etapas de sanación. Para decirlo con pocas palabras:

  • primero, el individuo tiene que descubrir las causas de sus sentimientos homosexuales (y hablo de diez causas potenciales de estos sentimientos);
  • segundo, necesitan apoyo de otras personas, porque el camino de la sanación no es nada fácil y necesitan mucho amor;
  • en tercer lugar, necesitan sanar las heridas y el dolor del pasado;
  • y cuarto, cuando salgan las causas y tengan mucho amor a su alrededor y si trabajan el dolor del pasado, conseguirán superar su homosexualidad.

Según esto, ¿qué causa la homosexualidad?

Brevemente, sí hay algo biológico en esta condición. Vemos que los niños con tendencias homosexuales son siempre hipersensibles (más artistas, más atentos y sensibles a los padres y al entorno).

Es también una cuestión de vínculos, de la relación con su padre, ya que un niño adquiere su sentimiento de masculinidad en primer lugar de su progenitor, pero no de las órdenes sino de la interiorización del amor. Los dos principios de ser padres son el amor y los límites. Si el niño interioriza ese amor paterno dentro de sí se siente masculino. El segundo lugar donde adquiere su identidad sexual es en los amigos que le rodean, en los chicos de su edad. También interiorizará el amor de sus amigos. Cuando llega a la adolescencia se siente bien, se siente hombre y normalmente se siente atraído por lo contario, que es una niña.

En el caso de un niño homosexual, la madre suele tener una presencia importante y los niños están más cercanos a ella que al padre. Pueden interiorizar esa feminidad, pero no hay masculinidad dentro de ellos para hacer ese equilibrio. Se sienten más femeninos que masculinos y cuando llegan a la adolescencia les falta la masculinidad porque nunca se llenó esa necesidad del amor del padre y de los amigos. Esa necesidad se hace sexual en la adolescencia y es cuando la gente dice “eres gay”. Pero no es verdad. En esencia, es una condición emocional.

Usted habla en el libro de cómo pasar de ser homosexual a heterosexual, ¿qué evidencia científica hay de que esto es posible? ¿Realmente un homosexual puede dejar serlo para siempre o es un trabajo conductista que hay que reforzar a lo largo de la vida?

Sí, pueden cambiar para toda la vida. Ya hay 80 años de literatura científica sobre el tema que documenta este cambio de una orientación a la otra. En EEUU tenemos un grupo llamado ’North’ (en español Norte: Organización Nacional para la Investigación y la Terapia de la Homosexualidad) que han hecho estudios en los últimos 12 ó 15 años documentando el cambio.

En 2003 el doctor Robert Spitzer de la Universidad de Columbia publicó este estudio en los archivos sobre comportamiento sexual de 200 hombres y mujeres que habían cambiado de homosexual a heterosexual. Pensó como psiquiatra que la gente sólo cambiaría su comportamiento, pero yo me di cuenta de que habían cambiado también internamente su orientación sexual.

Su método, ¿es infalible o hay personas que puedan no ser receptivas a este sistema?

En nuestra Fundación Internacional de Sanación, en los últimos 22 años, tenemos una tasa del 85% de éxito. Las personas para las que no funciona, o se van a otro lugar o deciden seguir con su vida homosexual.

Porque partimos de la base de que siempre es para personas que quieren cambiar su condición sexual… Sí, es siempre voluntario.

¿Tiene “efectos secundarios”?

Más felicidad, se sienten más contentos y muchos se han casado y han tenido familia.

La gente viene a mí y me pide ayuda para que le quite los sentimientos homosexuales. Pero hay que saber que la homosexualidad no tiene nada que ver con la homosexualidad. Y lo explico. Los sentimientos homosexuales siempre son resultado de dos cosas: heridas en el corazón del pasado que no se han sanado y una necesidad legítima de amor que nunca fue satisfecha durante la infancia o la preadolescencia.

Ese es el tema, cuando trabajan esas heridas y consiguen sanarlas con otras personas y con la ayuda de Dios y cuando tienen relaciones sanas con otras personas heterosexuales (hombres con hombres y mujeres con mujeres) entonces esos sentimientos desaparecen. La homosexualidad no es un tema de sexualidad puramente dicha, es una condición emocional.

¿Reconducir una conducta homosexual sería como reconducir cualquier otra conducta?

La raíz de todos los temas psicológicos es parecida y el tratamiento será distinto para cada afección. Lo que es único en este programa es que explico de forma sistemática cómo a través de ciertos pasos la gente puede sanar. En la literatura psicológica nunca ha habido un libro como este para sanar la homosexualidad. Por eso, esta terapia reparativa es única porque no hay ningún otro método que diga en pasos cómo hacer ese cambio. En el futuro será un libro de texto.

¿Se podría “tratar” a la inversa, es decir, un heterosexual que no es feliz podría dejar de serlo?

No, porque para mí no existe puramente una persona homosexual, sólo la persona que experimenta sentimientos homosexuales. Entiendo que son heterosexuales latentes que no han atravesado las etapas de evolución afectiva y desarrollan esos sentimientos. Pero ellos no son homosexuales en el fondo. Biológicamente, los hombres y las mujeres ha sido diseñados para ir juntos porque esas dos cosas encajan, entre homosexuales no encajan. Por naturaleza, el hombre no está diseñado para que sea al contrario.

¿Acuden a usted forzados o libremente?

Generalmente, no funciona si la familia les lleva por algún tipo de presión. Tiene que ser una motivación personal. Sin embargo, escribí otro libro que se llama “Gay childrem, straight parents” (no está traducido al castellano) en que se presentan 12 ideas de cómo la familia puede ayudar a su ser querido a cambiar sus sentimientos homosexuales. Este programa funciona muy bien.

Pregunta tópica, según sus conocimientos, entonces ¿un homosexual nace o se hace?

En 2008, la Asociación de Psiquiatría Americana publicó un informe en el que dijeron que, aunque se había hecho mucha investigación sobre las influencias hormonales de desarrollo o culturales sobre la educación sexual, no se habían emitido conclusiones que permitieran a los científicos señalar que la homosexualidad esté determinada por algún factor.

Muchos creen que tanto la naturaleza como la educación son importantes y que la gente no ha nacido con sentimientos homosexuales, pero los genes son muy complicados y nunca se descubrirá un gen homosexual. Por lo que nadie nace homosexual, ningún estudio científico afirma que se nace homosexual por una cuestión genética u hormonal.

Según la RAE (el diccionario español), Sanar es “Restituir a uno la salud que había perdido”. ¿La homosexualidad es un problema de salud?

Creo que los homosexuales y los heterosexuales son lo mismo. Todo el mundo tiene problemas, siempre. Todos necesitamos sanar, todos estamos rotos.

¿Puede curarse algo que no es una enfermedad?

Si te hacen un corte y te haces sangre, ¿se puede sanar? La homosexualidad es una herida, no es una enfermedad. Se puede curar.

¿Cómo de importante es una creencia religiosa en este proceso?

Hay cuatro factores que ayudan a sanar: una gran motivación, un tratamiento efectivo (muchos terapeutas no saben cómo ayudar, es la diferencia entre un buen profesor y una mal profesor, con uno un tema puede ser apasionante y con otro ser un rollo), un apoyo lleno de amor de otros y, en cuarto lugar, experimentar el amor de Dios.

No hablo de la fe individual de la persona en Dios, es la experiencia en ellos mismos del amor de Dios. Porque muchos se sienten rechazados en la Iglesia, en la cultura, en su propia familia y esto lo proyectan en Dios, piensan que Dios les está rechazando. Y la verdad es que Dios los quiere, tengan sentimientos homosexuales o no, y necesitan experimentar ese amor.

¿Dios fue más importante para usted que los otros tres factores?

Dios usa las personas como instrumentos y para mí y otras personas como yo, normalmente, el origen de la homosexualidad ha sido la falta de vínculos con uno de los padres o con los compañeros de su edad. En el proceso para superar la homosexualidad, los hombres tienen que trabajar con hombres heterosexuales que les ayuden a salir y las mujeres homosexuales con mujeres heterosexuales. Para mí, el hombre que me ayudó fue un Jesucristo de carne y hueso.

Usted habla en su libro de la homosexualidad en términos como “sanar”, “curar”, “desorden”, “heridas” y recomienda pautas para volver a la “normalidad”. Esto ha dolido a determinados colectivos… ¿Qué aspecto, planteamiento o parte de su libro cree usted que ha generado tanta polémica?

Los homosexuales han sido tratados fatal a lo largo de la Historia por la Iglesia, por el colegio, por sus familias, por la sociedad… Crearon un movimiento cuyos dos pilares fueron “nacimos así” y “no podemos cambiar”. Este libro dice que “no has nacido así” y que “puedes cambiar”. Esto les rompe el argumento. No son buenas noticias para ellos.

¿Y por qué cree que le acusan de homófobo?

Porque no se han leído el libro.

Visto lo que ha pasado, ¿cambiaría el título o algunos términos del libro o cree que así está bien?

Aunque el libro dijera amo a todos los homosexuales y pusiera abrazos y besos, también tendrían problemas con ello. El otro día tuve un debate con algunos activistas homosexuales. Les dije “te quiero”, me acerqué les cogí la cara, les di dos besos y un abrazo. Los quiero, son mis hermanos, hermanas, mis hijos, son mi carne y hueso y siento si alguna palabra está molestándoles, no es mi intención.

Para terminar, ¿sabe ya a qué va a dedicar su próximo libro?

A sanar la heterosexualidad.

Etiquetas:

Comentarios

No tengo mucho que añadir;por fin alguien que encara el tema con seriedad,profesionalismo y amor.

Esta aceptación e imposición de la homosexualidad tiene relación con la crisis de la familia y del matrimonio, con la hostilidad hacia la vida, hacia la maternidad y paternidad, con la promiscuidad, con el desprecio a la castidad. Cuando se deja caer lo verdadero se lo reemplaza por lo que no lo es. Y se relaciona con la ideología de género, que es destructiva porque es mendaz, porque es una postura soberbia, que intenta vanamente endiosar los propios deseos como un absoluto, y quitarle el lugar al Dios Creador y Providente.
"La humildad es la verdad". Y esta actitud humilde reconoce la condición creatural dada por Dios, que nos hizo varones o mujeres. De eso se trata, de aceptar lo que somos y de plenificarlo.