"Nuevo socialismo del siglo XXI" se irá con Chávez

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

Por Federico Müggenburg

(AA) Con ausencia de palabras, pero con los gestos clarísimos -llanto-, en la explicación y firma de la nueva "Ley del Trabajo" en Caracas el pasado primero de mayo, al anunciar su enésimo viaje a Cuba para continuar con el tratamiento de radiaciones, es cuando Hugo Chávez da a entender que su caso es el de un proceso de cáncer en fase terminal.

No informar claramente lo que padece ha sido una de las razones para que la especulación crezca. Sin embargo sus silencios prolongados, sus apariciones esporádicas y sus cada vez más largas estancias en La Habana, indican que su fin está cerca.

Por ello no sólo están preocupados los venezolanos que se aprovechan de los beneficios del chavismo, están más asustados los gobernantes cubanos que sólo pueden sobrevivir por el beneficio del petróleo que día a día reciben a cambio de los militares de inteligencia comunistas cubanos que controlan el poder, de profesores de escuela y médicos que ejercen en Venezuela, sobre las nuevas generaciones, el proceso de concientización marxista para imponer el "nuevo socialismo del siglo XXI".

Es oportuno recordar que Hugo Chávez, el 1 de mayo de 2005, en su arenga a los obreros que desfilaban en Caracas, hizo la primera estruendosa exhortación a "transitar por la senda del nuevo socialismo", que le confeccionaron sus "ideólogos": el galaico-francés y líder globalifóbico, Ignacio Ramonet; el germano-mexicano, profesor e investigador de tiempo completo de la Universidad Autónoma Metropolitana en México, Heinz Dieterich; el teórico del peronismo y asesor de la dictadura del general Velasco Alvarado de Perú, Norberto Ceresole (+) y la chilena-cubana, viuda de "Barbarroja", el responsable de la inteligencia castrista en América latina, Martha Arnecker.

El proyecto del "nuevo socialismo del siglo XXI" aplicado en Venezuela y por inducción de Chávez, implantado en la Bolivia, de Evo Morales; el Ecuador, de Rafael Correa; el Paraguay del obispo renegado Fernando Lugo; la sufrida Nicaragua, de Daniel Ortega y se intentó sin logro, en Honduras con Manuel Zelaya.

Este "nuevo" socialismo, que de nuevo no tiene nada, es igual de malo que el "viejo", ha fracasado rotundamente. Tiene a Venezuela hundida en la tragedia de pérdida de libertades en todos los órdenes de la vida, de un creciente empobrecimiento, escasez de lo básico y altísimos niveles de delincuencia. Sólo se ha podido mantener en el escaparate político por el enorme flujo de petrodólares, principalmente provistos por su principal comprador que son los Estados Unidos de Norteamérica.

Dicho fracaso, incluso ha hecho que otros simpatizantes y émulos de ese "nuevo socialismo", como lo fueron los actuales presidentes de El Salvador, Mauricio Funes y de Perú, Ollanta Humala, decidieran transbordar sus preferencias al modelo socialdemócrata de Lula Da Silva, e incluso Marcelo Ebrard y Andrés López, en México, hicieron lo mismo. Hoy pocos quieren parecerse a Hugo Chávez o dejarse sentir como admiradores, salvo un desesperado socialista griego. Aunque recientemente los sonados casos de las expropiaciones de la industria petrolera en Argentina y la red eléctrica en Bolivia, van en la misma línea del "nuevo" socialismo.

El caso argentino de la señora Cristina F. vda. de Kirchner, es verdaderamente escandaloso. El autor de los argumentos para la expropiación, es un joven cínicamente autoconfeso marxista, recién egresado de la universidad, llamado Axel Kicillof, amigo del hijo de la presidenta e integrante de una facción nueva dentro del "peronismo" llamada "La Cámpora", que ya maneja la también expropiada Aerolíneas Argentinas, que opera con números rojos, aunque eso ¡no importa!, el caso es que no estén en las manos de "los particulares, explotadores y corruptos".

La muy probable pronta desaparición de Hugo Chávez, hundirá a Venezuela en una confusión muy grave, que quizá lleve, entre otras desgracias, a la "suspensión" del proceso electoral previsto para el 7 de octubre, por la dificultad para sustituirlo con "otro cacique totalitario" que pueda garantizar a los castristas el triunfo para el suministro de los energéticos que los mantienen en el poder.

Desde luego que esto también traerá otras consecuencias esperanzadoras, ya que el soporte de petrodólares para el proyecto castro-chavista-musulmán, implicado en los contubernios con Ahmadineyad de Irán, aunque ya se haya perdido con el tirano Khadafi, de Libia y pronto lo sea con el criminal Al Assad, de Siria, se verá frenado y entonces en América Latina podrán resurgir los proyectos de la libertad política y económica que sí resuelven la pobreza, la enfermedad y la ignorancia que son lastres históricos de nuestro continente, por la presencia de ideologías que corrompen la inteligencia y de comportamientos de políticos corruptos impunes, que roban a sus ciudadanos sin que se les ponga coto alguno.

Los seres humanos que piensan que Dios no existe o que si existe no tiene nada que ver con lo que Él ha creado, se equivocan. La historia es el resultado de la Providencia de Dios y de la libertad humana. Hay cosas que a veces no se pueden explicar sólo a la luz de la razón. Por ello es necesario tener la humildad suficiente para aceptar que también Dios actúa. El sufrimiento de muchos, logra a veces frenar la acción de la maldad y así será hasta la consumación de los siglos, cuando todo quedará restaurado en la intención original del Creador.

Etiquetas:

Comentarios

Chávez se irá, ¿dónde irá esa pobre alma soberbia, pagada de sí mismo...? que sólo ha invocado a Dios para que se someta a su voluntad pero no para que él haga la voluntad de Dios... Pobre hombre ignorante, caprichoso, lleno de dinero y de poder, de matonería, ¡cuánto sufrimiento ha causado al nomble pueblo venozalano! En vez de achicar las diferencias entre pobres y ricos y aumentar el amor entre ellos, lo único que ha hecho es aumentar la división y el odio entre los venozolanos y dejarlos mucho peor en todo sentido, después de su lamentable paso por Venezuela que antes. Dios y la Virgen María bendigan con la paz, la prosperidad y la fraternidad a todos los venezolanos, cuando ya no esté en el gobierno este endiosado dictador Chávez.

Esto es muy fácil de entender: El hombre ha sido suscitado por Dios. Es decir: somos un suceso que sucede sucesivamente en una sucesión de sucesos. Yo he sucedido a mis padres, abuelos, y así hacia mi ascendencia, y soy sucedido por mis hijos, nietos, y así hacia mi descendencia, lo que se puede llamar también, mis sucesores, a la vez que soy también sucesor de mis padres.
Esta sucesión de sucesos, no sólo es hacia arriba y hacia abajo, sino que se desplaza hacia muchas direcciones a la vez, cada vez que alguien se casa o forma una nueva familia, un nuevo grupo, una comunidad, etc. etc.
Es así como un político, un ideólogo, un líder, estadista etc. deja sucesores, que a la vez será sucedidos, con lo que estoy diciendo es que lo que afecta a uno solo de esos sucesos, indefectiblemente afectará a toda la sucesión de sucesos.
Nuestra esperanza está entonces en ser nuevamente suscitados algún día por el Señor, cuando seamos resucitados.
Cuando aquél que de la nada nos sacó, vuelva a recrearnos desde la nada.
Que Dios nos encuentre a todos confesados.