Defiende la vida: joven violada por su padre, ahora madre feliz

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

(AA) Una chica de ahora 22 años fue violada repetidas veces, entre los 8 y los 12 años por su padre, quedó embarazada y sacó adelante a su hijo. Ella se opone al aborto y lo que pide es mayor rigor para las condenas de los violadores. "Muchos se preocupan por el aborto y no se habla de la condena al violador" expresó la joven madre.

La discusión que se dará el martes 13 en el Senado mendocino por la guía técnica del aborto no punible, tras una violación, sacó a luz el caso de una joven de General Alvear de 22 años que fue sometida repetidas veces por su padre desde los 8 a los 12 años, quedó embarazada, se opone al aborto y pide mayor rigor en las condenas para los violadores.

Después de permanecer en silencio durante largo tiempo, la mujer se armó de valor y se atrevió a revelar las continuas vejaciones que sufrió, tanto ella como su hermana menor, “ahora lo puedo hacer sin llorar”, dijo, y su misión tiene un solo objetivo, dar su opinión sobre el aborto: “No es la solución, cada mujer que haga con su cuerpo lo que quiera pero no con el del bebé”.

“Muchos hablan del tema pero no saben lo que se siente, se preocupan por el aborto nada más y nunca se habla de la condena para el violador, a mi papá le dieron doce años y se lo rebajaron a 8, ahora está por salir y al final el pasó mejor vida adentro (de la cárcel) que yo afuera”, sentenció.

Me decían que si abortaba nadie me iba a juzgar y que si seguía con el embarazo después iba a terminar llena de hijos y sin estudio y no fue así, acá estoy a punto de terminar mi carrera (Programador en Sistema), tengo unas horas de clase y mi hijo es mi vida”, expresó.

Aunque ha decidido dar la cara, igualmente se tomaron los recaudos necesarios para salvaguardar la integridad del niño de 9 años y la demás personas involucradas en el caso.

Los ultrajes que padeció la joven comenzaron en Alvear cuando ella tenía 8 y su hermana apenas 6. Después se instalaron un tiempo en Lavalle y allí continuaron. A poco de nacer el bebé, regresaron al sur.

“Hacia afuera éramos una familia ejemplar, mis padres siempre nos inculcaron buenos modales, a cumplir con la escuela, teníamos las mejores notas, pero se ve que no éramos tan normales”, contó.

“Mis tías empezaron a notar que estaba engordando y no era normal entonces me llevaron a un control y ahí se dieron cuenta del embarazo”, agregó. Ella se mantiene fuerte y aunque no irrumpe en lágrimas, traer de regreso el doloroso recuerdo la hizo detenerse unos segundos, respiró y sin levantar la vista del escritorio, prosiguió con el crudo relato.

“El me decía que todo era normal y me obligaba a mentir pero al final ya no sabía que mentiras había dicho antes y la embarraba más, una psicóloga se dio cuenta y me dijo que si hablaba ella me iba a proteger”.

La muchacha reconoce que salir adelante tras vivir una situación de abuso y más cuando se tiene un hijo a esa edad “no fue fácil” y en muchos casos el entorno no colabora “salí escolta y no me dejaron porque no era ejemplo, estaba embarazada”, comentó un toque de ironía, pero también sostiene con vehemencia que “esa vida no tenía la culpa”.

“El no es el padre ni va a ser igual a él, realmente me hubiera hecho más daño si abortaba”, reflexionó.

Con el correr de los años, la mamá adoptó la religión Adventista y asegura que el círculo que rodea a una mujer ultrajada es fundamental para salir adelante.

“Vivíamos en una casa de barro, sin agua potable y mi mamá trabajaba en casas de familia pero a veces solo teníamos para un té, no se trata tampoco de una situación económica, sino de la gente que te rodea”.

Es por eso que hoy no solo se declara en contra del aborto sino que considera prioritario focalizar más la atención en los programas de ayuda a las víctimas de abuso y reitera que se debe poner el ojo en las condenas al abusador.

Agradecemos este testimonio de vida, mucho más valioso que cualquier análisis teórico abortista.

Fuente: http://www.unosanrafael.com.ar

→ Recibí ArgentinosAlerta.org por correo electrónico. Suscribí a un amigo. Seguinos por Facebook.

Etiquetas:

Comentarios

buscando otras noticias a cerca de la "guia tecnica" me encuentro con esta pagina y con tal testimonio, dejemen decirles que lo que hice, no fue facil, aquellos que estuvieron ese mañana en la udiencia pudieron verme, y escucharme, no fue facil, naada es facil, pero tampoco imposible, solo ruego que las decisiones que se tomen sean hecha con todo el razonamiento posible, que se tenga verdaderamente en cuenta a las personas que les va a afectar, que traten de ponerse un poquito en el lugar de uno, y para constestar a algunas personas que dejaron su comentario solo les digo que si no di mis datos es para proteger a mi hijo, el va a la escuela y no quiesiera que pase pro situaciones dolorasas ni lo que le parezca. Demas estar decir gracias a Florencia y a los chicos que me acompañaron a la legislatura para poder decir lo que me asp y dar mi opinion con respecto a este tema. Jesica

[quote name="Fernando Saraví"]Tuve el gusto de conocer a esta joven durante una audiencia pública de la Comisión de Salud del Senado mendocino a propósito del proyecto para aprobar la infame "Guía Técnica". Me emocionó su sinceridad y su valor. Pero además, su caso ilustra perfectamente una de las atrocidades de la "Guía Técnica", a saber, que las menores de 14 años podrán abortar con el consentimiento de uno de sus progenitores. ¡Pobre hombre, su padre! Si la "Guía Técnica" hubiera estado vigente, todo lo que tenía que hacer es llevar a la hija que él mismo violó, jurar que el embarazo era producto de una violación, firmar el "consentimiento informado" y listo. No hubiera ido a la cárcel y hubiera seguido libre para violar, con el agravante que ahora sabría que se podría salir con la suya, gracias a la Corte Suprema de Justicia, el Ministerio de Salud de la Nación y todos los activistas o cobardes que propician estas cosas.[/quote]

Muchas gracias por tu comentario Fernando, un cordial saludo. Martín.

Tuve el gusto de conocer a esta joven durante una audiencia pública de la Comisión de Salud del Senado mendocino a propósito del proyecto para aprobar la infame "Guía Técnica". Me emocionó su sinceridad y su valor. Pero además, su caso ilustra perfectamente una de las atrocidades de la "Guía Técnica", a saber, que las menores de 14 años podrán abortar con el consentimiento de uno de sus progenitores. ¡Pobre hombre, su padre! Si la "Guía Técnica" hubiera estado vigente, todo lo que tenía que hacer es llevar a la hija que él mismo violó, jurar que el embarazo era producto de una violación, firmar el "consentimiento informado" y listo. No hubiera ido a la cárcel y hubiera seguido libre para violar, con el agravante que ahora sabría que se podría salir con la suya, gracias a la Corte Suprema de Justicia, el Ministerio de Salud de la Nación y todos los activistas o cobardes que propician estas cosas.

A los varones se nos hace difícil, aunque no imposible, opinar sobre estos temas. Pero hay que hacerlo para reflexionar juntos.
Hay algunos hechos irrefutables por su misma repetición: cuando en medio de un drama humanao cual es la violación de una mujer, ésta opta por seguir adelante con el embarazo (quizás porque intuya que el aborto no la va a desembarazar ni vuelve attrás las agujas del reloj) generalmente nunca se arrepiente de su opción por la vida.
En cambio, quienes optaron por cegar la vida de un inocente que además, en estos casos no puede ser responsabilizado por el crimen de su progenitor, suelen arrepentirse o cargar permanentemente con el hecho de haber dado muerte a su propio hijo.