Obama quiere que la prohibición del "matrimonio" homosexual sea inconstitucional en Estados Unidos

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

Presiona a la Corte Suprema para que declare inconstitucional la ley DOMA aprobada por Clinton, que reconoce que el matrimonio sólo puede ser entre hombre y mujer y que ningún Estado está obligado a aceptar cualquier otra fórmula legal.

(ArgentinosAlerta.org / HO) En su discurso de investidura presidencial el pasado enero, Barack Obama abrazó las reivindicaciones más ambiciosas del ala más progresista de EE UU y mencionó por primera vez en la historia en un acto de investidura los derechos de los homosexuales respecto del "matrimonio" gay, lo que durante la campaña electoral  resultó muy rentable para las arcas demócratas.

Ahora Barack Obama ha vuelto a dar otro paso en la misma dirección: quiere que la prohibición del matrimonio "igualitario" sea inconstitucional.


 

Su Administración ha solicitado formalmente a la Corte Suprema para que declare inconstitucional la ley DOMA (Ley de Defensa del Matrimonio, por sus siglas en inglés), aprobada en 1996 por Bill Clinton, en la que se reconoce legalmente que el matrimonio sólo puede ser entre hombre y mujer y que ningún Estado está obligado a aceptar cualquier otra fórmula legal del matrimonio.

Así pues, que el Alto Tribunal estadounidense se oponga a la ley DOMA es el primer paso para dejar las manos libres a Obama para poder llevar a cabo sus compromisos electorales con los defensores de la ideología de género, que por cierto tan rentable resultó para las arcas demócratas en la campaña electoral, e instaurar el mal llamado "matrimonio homosexual" en todo el territorio federal, en lugar de lo que ocurre hoy por hoy, cuando sólo en nueve Estados se ha reconocido legalmente esta imposición artificial.

El veto de California

Además, según han anunciado desde los ámbitos cercanos al presidente, su equipo de Gobierno también está pensando en pronunciarse formalmente ante la Corte Suprema para que declare inconstitucional la ley de California que prohíbe equiparar las uniones entre personas del mismo sexo al matrimonio. La llamada Proposición 8, que fue aprobada en 2008 y que revertía una sentencia de la Corte Suprema de California por la que los "matrimonios" entre homosexuales se hacían legales. En una carta enviada por el abogado general del Estado, Donald Verrilli, aduce que "La Ley niega a decenas de miles de parejas homosexuales que están legalmente casadas bajo una ley estatal una serie de importantes beneficios federales que sí se les reconocen a las parejas heterosexuales".

Ambas sentencias del Alto Tribunal llegarán el mes que viene, por lo que marzo se presenta como un mes decisivo por el lobby LGTB de Estados Unidos. Sin embargo,  la simple decisión favorable de la Corte Suprema a las peticiones de Obama no es suficiente para que se imponga esta desnaturalización del matrimonio: ni siquiera el Tribunal tiene la obligación de pronunciarse sobre si existe "derecho constitucional", como falsamente señalan los defensores de la ideología de género. Si bien es verdad que una prohibición de estas leyes que vetan la imposición de Obama y defienden el auténtico matrimonio allanaría el camino al lobby gay en todos los Estados de Estados Unidos.

Etiquetas:

Comentarios