Carolina Píparo: "Que me expliquen por qué me dieron un tiro y por qué mataron a Isidro"

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

"Quiero que el nombre de Isidro esté todo el tiempo, que se acuerden de que acá se murió un bebé muy esperado por todos."

(ArgentinosAlerta.org) Hoy se realizó la primera audiencia del juicio por el disparo que recibió Carolina Píparo en la salidera bancaria del 29 de julio de 2010 en La Plata por el que falleció su hijito Isidro. Estaba embarazada de 9 meses. "Que me expliquen por qué me dieron un tiro y por qué mataron a Isidro" dijo conmocionada.

María Ema Cometta, la madre de Carolina Píparo, reconoció hoy al imputado Carlos Burgos como el autor del disparo que recibió su hija en la salidera bancaria ocurrida el 29 de julio de 2010 en La Plata. Luego dijo que al atacante de su hija "no le importó nada, la sacó de los pelos (a Carolina), le pegó con la culata (del arma) en la cabeza", y calificó al hecho como "un homicidio seguido de robo".

"Me arruinaron la vida para siempre, era muy simple sacarme la plata. Que me expliquen por qué me dieron un tiro y por qué mataron a Isidro. Es una explicación que merezco", reclamó Píparo durante un tramo de su exposición, trámite durante el que rompió en llanto para luego recomponerse.

Antes de que el proceso pasara al primer cuarto intermedio, Píparo aseguró que "le tocó quedarse viva para hacer justicia por Isidro", el bebé que murió una semana después del hecho.

"Estoy muy ansiosa, pero es un momento que necesito pasar, aunque es algo muy duro de contar. Quiero que el nombre de Isidro esté todo el tiempo, que se acuerden de que acá se murió un bebé muy esperado por todos", dijo Píparo al diario en una entrevista al diario LA NACION.

Además, recordó que, pese a su corta vida, Isidro fue un bebé sano, de tres kilos y medio, que tenía un papá que lo amaba y una mamá que "lo conoció por fotos".

Para Carolina, la verdadera víctima de la pesadilla en la que se transformó su realidad fue su bebé y, por eso, busca que se llegue a una "condena ejemplar" que pueda aplacar su dolor y recuperar un poco de la normalidad a la que estaba acostumbrada.

El caso

La salidera bancaria ocurrió en junio de 2010, cuando Píparo, embarazada de 9 meses, volvía a su casa con su madre luego de retirar dinero de una sucursal del banco Santander Río. Dos hombres la interceptaron, le quitaron el dinero y le dispararon. Carolina debió ser sometida a una cesárea de urgencia. El bebé murió una semana después.

Etiquetas:

Comentarios