Pide el Papa a jóvenes argentinos no "licuar la fe"

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

El Papa Francisco apeló una vez más a las metáforas para predicar su mensaje y pidió a miles de jóvenes argentinos que "no licúen la fe en Jesucristo" porque "no es broma, es cosa seria".

(ArgentinosAlerta.org) "Existen licuados de banana, de naranja, de manzana... pero no tomen licuado de fe, la fe es entera, es Jesús", clamó en medio del entusiasmo de sus compatriotas, durante un encuentro en la catedral de Río, en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud.

Jorge Mario Bergoglio llegó al templo donde se encontraban más de 10 mil peregrinos dentro pero la mayoría estaba afuera, unos 30 mil, según dijo el mismo pontífice durante su discurso, pronunciado en castellano con ese marcado acento propio de su tierra.

Antes de llegar hasta el altar mayor saludó de mano a quien apareció a su paso, incluso algunos enfermos en sillas de rueda. Las banderas celestes y blancas marcaron el panorama.

De fondo se escucharon las canciones de misa más "taquilleras" en tierra argentina, entre ellas "Un nuevo sol". La patrona del país, la Virgen de Luján, dominó la escena. "Querido Francisco estos jovenes han pasado toda la noche", afirmó el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina y arzobispo de Santa Fe, José María Arancedo, al tomar la palabra para dirigir un mensaje de agradecimiento al obispo de Roma.


No pudo terminar su frase porque los presentes estallaron en un aplauso seguido por el coro: "¡Esta es... la juventud del Papa!". "Esta juventud aspira a vivir y construir ese mundo más justo, solidario y fraterno. Santo Padre, queremos escuchar tu palabra y recibir tu bendicion, para nosotros y para nuestra patria, que amamos y queremos servir", añadió el clérigo.

Después tocó el turno a Francisco, quien agradeció a todos por haber viajado hasta Brasil para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud. También dio las gracias al responsable de los viajes papales, Alberto Gasbarri, a quien pidió hacer realidad su encuentro con sus compatriotas y sólo tomó medio día para hacerlo realidad.

"¿Qué espero como consecuencia de la JMJ? Espero lío. Lío en las diócesis, que se salga afuera, quiero que la Iglesia salga a la calle, que nos defendamos de todo lo que sea mundanidad, clericalismo, de estar encerrados", indicó.


"Las parroquias, los colegios, las instituciones son para salir, si no se convierten en una ONG y la Iglesia no puede ser eso. Que me perdonen los obispos o los curas si alguno les arma lío a ustedes por esto", pidió.

Apenas ocho minutos duró su discurso, no lo tenía preparado. Dejó fluir las palabras y obtuvo inmediatamente la empatía de los muchachos. Usó varias frases típicamente argentinas. Afirmó, por ejemplo, que la civilización actual "se pasó de rosca" porque como consecuencia del culto al "dios dinero" se busca excluir a los dos polos que son las promesas de los pueblos: los ancianos y los jóvenes.

Constató que a los "viejos" se les aplica una "eutanasia cultural" porque no se los deja actuar, mientras en el otro extremo existe una generación que no conoce el trabajo.

"Los jóvenes deben hacerse valer, salir a luchar por los valores y los viejos abran la boca, no claudiquen de ser la reserva cultural de nuestro pueblo, la que transmite la memoria", recomendó.

Y ustedes no se metan contra los viejos, ayúdenlos, sepan que en este momento los jóvenes y los ancianos están condenados al mismo destino: la exclusión. ¡No se dejen excluir!", exclamó.

Advirtió que la fe en Cristo no es broma sino "una cosa seria". Por eso instó a no edulcorar el cristianismo, a no diluirlo, a no licuarlo porque es el único camino seguro.

"Les agradezco esta cercanía, me da pena que esté enjaulados. Yo por momento siento que es feo estar enjaulado. Los comprendo, me hubiese gustado estar más cerca de ustedes, pero entiendo que por cuestión de orden", apuntó.

Francisco terminó el encuentro bendiciendo una cruz de San Francisco y una estatua de la Virgen de Luján, las cuales recorrerán como peregrinas toda la Argentina.

Etiquetas:

Comentarios