Un sencillo test médico podría multiplicar los abortos por síndrome de Down

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

Un análisis genético que se hace con la sangre de la madre a partir de la semana 9 de embarazo permite detectar el síndrome de Down en el feto.

  • La gran mayoría son abortados cuando el diagnóstico prenatal detecta síndrome de Down

(ArgentinosAlerta.org) Ya se puede realizar en Argentina a partir de la semana 9 de embarazo un test que permite la detección de la trisomía fetal 21 (síndrome de Down), la trisomía 18 (síndrome de Edwards), la trisomía 13 (síndrome de Patau), monosomía X (síndrome de Turner) y también el sexo del bebe.

Con una extracción de sangre materna, se pueden obtener todos los resultados de las posibles anomalías cromosómicas que dan origen a algunos síndromes en el bebe. Durante el embarazo, parte del ADN del bebé ingresa en el torrente sanguíneo de la madre transportando la información genética del bebé.

Saber de manera anticipada si el bebe tendrá alguna de las trisomías citadas puede ayudar para que padres y médicos estén preparados para brindar la mejor atención al recién nacido.

Sin embargo, el diagnóstico genético prenatal se ha degenerado y en la mayoría de los casos el objetivo no es ayudar al bebé, sino "terminarlo" como cínicamente expresa la literatura científica.


Un estudio publicado en la revista British Medical Journal cubriendo el período entre 1989 y 2008 muestra que en Inglaterra el 92 % de los bebés a los que se le detectó síndrome de Down en el diagnóstico prenatal fueron abortados.

En un estudio equivalente publicado en la revista European Journal of Human Genetics llevado a cabo en diversos países de Europa, se constató que más del 90 % de los bebés con síndrome de down son abortados en Francia y España luego de que se confirma la trisomía en el diagnóstico prenatal.

Como promociona el diario argentino Clarín, este nuevo método de detección del ADN del niño en gestación en la sangre de su madre es vendido con la propaganda de que evita la punción abdominal con lo que "protege al bebé de posibles riesgos y a la mamá del dolor que implica la punción".

Sin embargo, los estudios científicos claramente muestran que lejos de pretender "proteger al bebé", el diagnóstico prenatal lo que busca es detectar a los seres humanos no deseados o indeseables. Esto significa una degeneración de la medicina que, lejos de pretender curar o aliviar al paciente, busca destruirlo antes del parto.

Por ello, retrasar el diagnostico de síndrome de Down hasta después del nacimiento sería una medida que salvaría miles de vidas. El médico debe saber que tiene derecho a la objeción de conciencia ante estas prácticas xenófobas.

En España asumió recientemente la primera concejal con síndrome de Down: Ángela Bachiller, de 30 años. Juró en su nuevo cargo en una ceremonia cargada de emoción en Valladolid. http://tinyurl.com/nwo7vjx

Etiquetas:

Comentarios