Se profundiza el deterioro de las variables económicas

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

La emisión monetaria para tapar el déficit fiscal alcanza nuevos records, alimenta la inflación y empuja a un nuevo ajuste del tipo de cambios. Se profundiza la recesión.

(ArgentinosAlerta.org) Mientras que el BCRA retacea dólares para minimizar la pérdida de reservas, una nueva devaluación es inevitable en el mediano plazo.

El actual escenario es mucho más delicado que el de enero cuando la recesión era incipiente. Ahora en cambio, la recesión se hace sentir con toda intensidad afectando ya al mercado laboral. Debido a la recesión, por primera vez en cinco años comenzaron a caer las importaciones de energía.

A principios de año las exportaciones de soja aportaron un refuerzo a la oferta de divisas. Hoy, la temporada alta de liquidaciones ya quedó atrás y, encima, la soja que queda por vender aportará menos dólares por el desplome de su precio.

En febrero, el BCRA conminó a la banca a reducir su posición dolarizada de 60% a 30% de su patrimonio. La liquidación de ese excedente construyó un puente hasta la llegada de los dólares sojeros. Ahora el ministro de economía Fábrega acaba de repetir el truco (baja del 30% a 20%), pero su eficacia esta vez será escasa y efímera.

Si en enero el salto del tipo de cambio generó un cimbronazo financiero y una fuerte aceleración inflacionaria, en las actuales circunstancias probablemente desate una mayor suba del dólar y los precios.

Al haber elegido el camino del default en el juicio con los fondos buitres, el gobierno borró de un plumazo cualquier oportunidad de acceso al crédito externo. Esto ha afectado también a las provincias. El gobernador bonaerense Daniel Scioli, tenía previsto emitir un bono por 500 millones de dólares, que ahora quedó postergado.

En este contexto, la próxima devaluación promete abrir las puertas a un tiempo por demás turbulento en la economía local.

El ritmo de alzas de precios no se frena pese a la persistencia de la recesión, al fuerte ajuste monetario y a la virtual estabilidad del tipo de cambio oficial desde enero. La inflación en agosto habría vuelto a superar cómodamente el umbral del 2% mensual.

En lo que va del año, el BCRA ha emitido $66.000 millones destinados a financiar al fisco. Pero las proyecciones de déficit fiscal hacen prever que las necesidades de financiamiento del Tesoro en lo que resta del 2014 serían no menores a unos $100.000 millones adicionales. El BCRA ha sido durante los últimos años casi el único financista del Tesoro. Sin embargo está muy cerca de alcanzar los límites que su propia Carta Orgánica estipula para financiar al fisco.

El impacto de tamaña emisión monetaria sobre precios y tipo de cambio será inevitable.

Etiquetas:

Comentarios