Marchas multitudinarias en EE.UU y Francia: una nueva generación impulsa la cultura de la vida

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

“Somos la generación por la vida” es el lema que podía leerse el pasado jueves 22 en la gigantesca pancarta visible al inicio de la Marcha por la Vida 2015 de EE.UU.

(PpE / ArgentinosAlerta.org) La Marcha por la Vida recorrió el National Mall de Washington con un amplio y colorido apoyo de jóvenes para concluir en el Tribunal Supremo, en cuyas escalinatas los manifestantes pudieron escuchar los testimonios de mujeres arrepentidas de haber abortado.

El lema de la Marcha de este año fue “Toda vida es un regalo”, buscando la atención -tal y como explicaron los organizadores- en los no nacidos a los que afecta el mayor riesgo de aborto: aquellos que reciben un disgnóstico prenatal con alguna discapacidad.

De esta Marcha por la Vida 2015 en EE.UU debe sin duda destacarse el creciente apoyo popular a la cultura de la vida y a la abolición del aborto, coherente con la tendencia a la introducción de restricciones a este atentado a la vida en las constituciones de los estados norteamericanos.

Los organizadores han estimado en al menos 300.000 las personas que participaron en la Marcha de Washington y su presidenta Jeanne Monahan-Mancini declaraba que “jamás he visto una cosa igual en toda mi vida”.

Igualmente se ha destacado la masiva presencia de adolescentes y jóvenes católicos de todo el país, si bien cada vez más se aprecia la tendencia en EE.UU a ensanchar la base social de la cultura de la vida con gente procedente de otras religiones y con grupos laicos.

El objetivo final para el cada vez más fuerte y dinámico movimiento provida es irrenunciable: la construcción de una cultura de la vida ampliamente extendida y la revocación, como exigencia de la protección de los derechos humanos, de la la decisión del Tribunal Supremo de 1973 en el caso Roe v. Wade por el que se erigió el crimen del aborto en un “derecho” constitucional.

También en Francia, amenazada por la eutanasia

Muy esperanzadora ha resultado también la Marcha por la Vida 2015 en Francia, que el domingo 25 de enero ha congregado a más de 45.000 personas en la manifestación que recorrió las calles de París. Esta Marcha se celebra desde hace 10 años para expresar la oposición ciudadana a la desregulación bioética iniciada con la ley del aborto y para proclamar que el respeto de la vida es el fundamento de nuestra civilización.

En este 2015 el motivo central de la Marcha francesa ha sido la protección de las personas ancianas, enfermas y discapacitadas frente al proyecto de ley socialista para la legalización de la eutanasia.

Además de la creatividad y positividad que suelen caracterizar las manifestaciones provida y profamilia en Francia, en las que la juventud y la alegría son nota dominante, fue especialmente visible la solidaridad con el joven Vincent Lambert, cuyos padres mantienen una tenaz batalla judicial para evitar que los tribunales autoricen la retirada de la alimentación e hidratación de su hijo, que sufre graves lesiones cerebrales tras un accidente de tráfico en 2008. Cientos de llamativos carteles color verde con el lema “Je suis Vincent Lambert” podían verse a lo largo de toda la marcha.

Julie Graziani, portavoz de la Marcha por la Vida afirmó en la lectura del manifiesto final:

“Sabemos que la historia nos hará justicia y que las futuras generaciones se sorprenderán al saber que en Francia, en este siglo, se mataba a los niños en el vientre de sus madres y a los moribundos en sus camas del hospital”.

De la Marcha de la Vida de París debe destacarse también la significativa presencia de representantes del movimiento pro-vida español, en pleno proceso de renovación. En efecto y como informa el portal de HazteOir.org, una nutrida delegación de HazteOir.org, Derecho a Vivir (DAV) y CitizenGO -encabezada por Ignacio Arsuaga, presidente de HO- participó de manera visible en los actos de París. También lo hizo Jaime Mayor Oreja copresidente de la Federación Europea One of Us-Uno de Nosotros.


Etiquetas:

Comentarios