Conmovedora carta de una niña: no pongan más bombas

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

La niña de 11 años organizó una colecta en el año 1972 ante la muerte del sargento Néstor Godoy que tenía una hijita de 9 años e intentaba desactivar una bomba napalm. En la carta pide que "nadie ponga más bombas".

(ArgentinosAlerta.org) El 14 de enero de 1972 murieron el oficial Juan Roque Russo, el sargento primero Rómulo Salvatierra y el sargento principal Néstor Godoy a causa de la bomba que estaban intentando retirar del domicilio del ex Ministro de Justicia, Dr. Jaime Perriaux, en la calle Gelly y Obes de Barrio Norte (Cap. Fed).

El cabo Raúl Oscar Pereda también recibió heridas de tal gravedad que le costaron la vida pocos días después de estar en estado crítico en el Hospital Churruca.

La bomba de dinamita y fósforo había sido camuflada en un arreglo floral, pero la empleada de la familia Perriaux sospechó del paquete y dio aviso al portero del edificio, quien inmediatamente se contactó con los servidores del orden. Sin embargo, la organización terrorista Fuerzas Armadas de Liberación (FAL), logró su cometido: sesgar vidas inocentes y herir a otras 12.

En ese contexto, una niña de 11 años se entera de que se estaba realizando una colecta para ayudar a la familia del fallecido sargento Godoy y ella misma organiza una colecta. Así lo informaba el diario Crónica:

Una conmovedora carta enviada por una niña de esta ciudad, de solo 11 años, que junto con otros pequeños logró reunir 5.000 pesos moneda nacional para que sean entregados a la familia del sargento Néstor Godoy, que desapareciera trágicamente en la explosión acaecida en la casa del ex ministro de Justicia, doctor Jaime Perriaux, llegó a un matutino de esta ciudad. La carta, de conmovedores perfiles, dice textualmente:

"Leyendo el diario nos enteramos que un señor había hecho una donación a la familia del sargento Godoy, que falleció mientras estaba desarmando una bomba, entonces decidimos donarle entre nosotros, mis hermanos Ricardo, Mónica, Jorge Diego y mi prima Silvia y yo, mil pesos cada uno. Nosotros sabemos que el sargento Godoy tenía una nena de ocho años y por eso vamos a rezar por ella y para que nadie ponga más bombas. Discúlpeme la letra porque yo tengo nada más que once años".

La carta la firma Miriam García, y junto con la carta se acompañan los cinco mil pesos.

Notas relacionadas:

Imagen tomada de CELTYV


Imagen tomada de CELTYV

Etiquetas:

Comentarios