Papa Francisco en la Casa Blanca: libertad religiosa, matrimonio, familia y medio ambiente

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

"También iré a Filadelfia con ocasión del Octavo Encuentro Mundial de las Familias, para celebrar y apoyar a la institución del matrimonio y de la familia en este momento crítico de la historia de nuestra civilización."

  • Reclamó que se respete el derecho a la libertad religiosa

(ArgentinosAlerta.org) En una mañana de sol, el papa Francisco llegó este miércoles a la Casa Blanca desde la sede de la nunciatura apostólica en Washington, en donde pasó la noche, proveniente de Cuba en donde concluyó ayer su viaje apostólico.

A la entrada en la Casa Blanca en un coche Fiat, el Papa fue saludado con trompetas. El presidente y su consorte Michel lo saludaron y a continuación los dos hombres más importantes del mundo subieron a un estrado, mientras la banda interpretaba primero el himno del Vaticano y a continuación el de Estados Unidos, y no faltó un pequeño desfile histórico.

“Qué linda jornada, en nombre de Michel y mio, bienvenido a la Casa Blanca”, dijo Obama y saludó “al primer papa de las Américas”. Indicó que está convencido “de su rol como Papa y sus cualidades como persona, humildad, simplicidad y generosidad de espíritu, que vive de las enseñanzas de Jesús”.

En sus palabras pronunciadas en inglés, el Santo Padre le agradeció al presidente Barack Obama “la bienvenida que me ha dispensado en nombre de todos los ciudadanos estadounidenses”, y recordó que “como hijo de una familia de inmigrantes, me alegra estar en este país, que ha sido construido en gran parte por tales familias”.

"También iré a Filadelfia con ocasión del Octavo Encuentro Mundial de las Familias, para celebrar y apoyar a la institución del matrimonio y de la familia en este momento crítico de la historia de nuestra civilización."

Precisó que los católicos estadounidenses, junto con sus conciudadanos, están comprometidos con la construcción de una sociedad verdaderamente tolerante e incluyente, en la que se salvaguarden los derechos de las personas y las comunidades, y se rechace toda forma de discriminación injusta”. Y elogió la libertad religiosa y la necesidad de defenderla:

Señor Presidente, los católicos estadounidenses, junto con sus conciudadanos, están comprometidos con la construcción de una sociedad verdaderamente tolerante e incluyente, en la que se salvaguarden los derechos de las personas y las comunidades, y se rechace toda forma de discriminación injusta. Como a muchas otras personas de buena voluntad, les preocupa también que los esfuerzos por construir una sociedad justa y sabiamente ordenada respeten sus más profundas inquietudes y su derecho a la libertad religiosa. Libertad, que sigue siendo una de las riquezas más preciadas de este País. Y, como han recordado mis hermanos Obispos de Estados Unidos, todos estamos llamados a estar vigilantes, como buenos ciudadanos, para preservar y defender esa libertad de todo lo que pudiera ponerla en peligro o comprometerla.

Consideró postivo el deseo del presidente de reducir las emisiones que dañan el ambiente, y añadió que “el cambio climático es un problema que no se puede dejar a la próxima generación” y alentó a “hacer los cambios necesarios para lograr 'un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar'".
Citando a Luther King dijo que hemos incumplido un pagaré y ahora es el momento de saldarlo.

Y que en la Laudato Si' señala que “la humanidad aún posee la capacidad de colaborar para construir nuestra casa común” queremos “comprometernos con el cuidado consciente y responsable de nuestra casa común”.

Elogió también “los esfuerzos realizados recientemente para reparar relaciones rotas y abrir nuevas puertas a la cooperación dentro de nuestra familia humana”. Invitó así a proteger a los más vulnerables de nuestro mundo y para suscitar modelos integrales e inclusivos de desarrollo”, deseando que “gocen de la bendición de la paz y la prosperidad que Dios quiere para todos sus hijos”. Y tras agradecer al presidente Obama, pronunció la frase ¡Que Dios bendiga a América!

 


Etiquetas:

Comentarios