Libros SÍ: eliminan restricciones kirchneristas al ingreso de libros del exterior

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

El ex Secretario de Comercio Guillermo Moreno había frenado la importación preocupado por la salida de divisas del país bajo el falso pretexto de resguardar la "seguridad de la población" ante el contenido de plomo de las tintas.

(ArgentinosAlerta.org) El Gobierno anunció que habilitará el ingreso de libros impresos en el exterior. La resolución, que se oficializará en el próximo boletín oficial, fue comunicada de manera conjunta por los ministerios de Cultura y el de Producción.

Esas carteras explicaron que el levantamiento de las restricciones "apunta a promover la pluralidad de voces y democratizar el acceso a los libros provenientes del extranjero". También pretende "fortalecer el vínculo cultural del país con la región y el exterior".

Basada en un supuesto contenido de plomo en tinta, la prohibición se dio en sintonía con el cepo cambiario en 2012, que estaba orientado a evitar la fuga de divisas. "Provocó que en los últimos años los costos de producción locales volvieran menos competitiva a nuestra industria, a la vez que desalentó la exportación de libros al exterior", sostuvieron.

El ex Secretario de Comercio Guillermo Moreno había establecido que para importar libros se debía recurrir a los servicios de un despachante de aduana y tramitar la ya famosa declaración jurada anticipada de importación (DJAI), y esperar la autorización para poder recién ordenar la compra o importación del material. El objetivo oficial era resguardar la "seguridad de la población" mediante "mecanismos de control tendientes a eliminar los peligros derivados del uso de tintas con altos contenidos de plomo en productos gráficos".

"Los lectores argentinos van a tener acceso a la mayor oferta bibliográfica disponible, sin obstáculos burocráticos ni limitaciones que impedían la libre circulación de las ideas, encareciendo innecesariamente los libros impresos en otros países", observó Pablo Avelluto, ministro de Cultura.

La Cámara Argentina del Libro, la Cámara Argentina de Publicaciones, editores independientes, libreros y autores estuvieron de acuerdo en la necesidad de eliminar trabas y poder acceder de ese modo a más y mejor diversidad bibliográfica. Según el comunicado, el Gobierno evalúa lanzar líneas de crédito, capacitación y promoción de exportaciones desde distintas áreas de ambos ministerios.

El Ministro de Producción Francisco Cabrera subrayó que los best-sellers cuestan en la Argentina en promedio un 50% más que en Brasil y Uruguay y un 27% más que en Chile.

Etiquetas:

Comentarios