Papa Francisco pidió por un México sin víctimas de "traficantes de muerte"

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

El Papa instó hoy a miles de católicos a involucrarse para hacer de México una tierra de oportunidades donde no exista desesperación ni pobreza, donde nadie termine destruido por los “traficantes de muertes”.

(ArgentinosAlerta.org) Desde el altar mayor de la misa que celebró en la explanada El Caracol, del Centro de Estudios Ecatepec, Francisco hizo una breve reflexión antes de bendecir a más de 300 mil personas con la oración mariana del Angelus.

Invitó a todos a estar en primera línea, a “primerear” en todas las iniciativas que ayuden a hacer de esta “bendita tierra mexicana” una tierra de oportunidad.

“Donde no haya necesidad de emigrar para soñar; donde no haya necesidad de ser explotado para trabajar; donde no haya necesidad de hacer de la desesperación y la pobreza de muchos el oportunismo de unos pocos”, dijo.

“Una tierra que no tenga que llorar a hombres y mujeres, a jóvenes y niños que terminan destruidos en las manos de los traficantes de la muerte”, agregó.

Personas de toda edad, mujeres y jóvenes, hombres y niños, ancianos y familias enteras esperaron pacientemente y durante horas la llegada del “líder católico”. Algunos llegaron a aguardar hasta 17 horas sólo por encontrar un espacio en las primeras filas.

Pasaron un intenso frío durante la madrugada, del cual se resguardaron con mantas y camperas, con improvisadas camas y acostándose sobre sus mochilas. No obstante, en la mañana mantuvieron un asombroso ánimo, cantando y dedicando porras al Papa constantemente.

El obispo de Roma pidió, en la tierra “con sabor guadalupano”, invocar a la Virgen para que resplandezca en la comunión, en el servicio, en la fe ardiente y generosa, en la justicia y el amor a los pobres.

Aseguró que un cristiano no puede menos que demostrar su solidaridad para solucionar la situación de aquellos a quienes aún no ha llegado el pan de la cultura o la oportunidad de un trabajo honorable y no puede quedar insensible mientras las nuevas generaciones no encuentren el cauce para hacer realidad sus legítimas aspiraciones.

Citando a Pablo VI, invitó a “estar siempre en primera línea en todos los esfuerzos para mejorar la situación de los que sufren necesidad” y ver “en cada hombre un hermano y, en cada hermano a Cristo”.

Durante la primera misa multitudinaria de su visita a México, el Papa advirtió hoy contra las tres tentaciones que enfrenta todo cristiano y que encierran “en un círculo de destrucción y de pecado”: riqueza, vanidad y orgullo.

“La riqueza, adueñándonos de bienes que han sido dados para todos y utilizándolos tan sólo para mí o para los míos. Es tener el «pan» a base del sudor del otro, o hasta de su propia vida”, explicó. “Esa riqueza que es el pan con sabor a dolor, amargura, a sufrimiento. En una familia o en una sociedad corrupta es el pan que se le da de comer a los propios hijos”, agregó.

Señaló a la vanidad como la búsqueda de prestigio en base a la descalificación continua y constante de los que “no son como uno” y el deseo exacerbado de los “cinco minutos de fama” que no perdona la fama de los demás, “haciendo leña del árbol caído”.

Añadió que el orgullo es colocarse en un plano de superioridad, sentir que no se comparte la vida del “común de los mortales” y de aquel que reza todos los días: “Gracias Señor porque no me has hecho como ellos”.

Entonces cuestionó hasta donde la gente se ha habituado a un estilo de vida que piensa en la riqueza, en la vanidad y en el orgullo está la fuente y la fuerza de la vida.

a

Etiquetas:

Comentarios