Uno de cada cinco niños argentinos tiene problemas de nutrición

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

Es el resultado del estudio "Infancias con derechos postergados" realizado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA.

(ArgentinosAlerta.org) Uno de cada cinco niños argentinos padece problemas de nutrición en el día a día en el país según un exhaustivo informe de la Universidad Católica Argentina sobre la niñez y la adolescencia.

El estudio denominado "Infancias con derechos postergados. Avances, retrocesos e inequidades a finales del Bicentenario", realizado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina indagó desde todos los focos a los ciudadanos de entre 0 y 18 años durante el período entre 2010 y 2015, en coincidencia con el aniversario del Bicentenario.

Este estudio se suma al del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la UCA presentado a principios de agosto que da cuenta que en la Argentina hay casi 7 millones de niños en la pobreza y medio millón que sufre hambre.

El análisis sobre "Infancias con derechos postergados" evidenció cifras claras y alarmantes sobre la realidad de los niños en términos de alimentación, salud, hábitat, subsistencia, crianza y socialización, información, educación y trabajo infantil.

Según el informe, la inseguridad alimentaria afectó en 2015 al 19,5% de la población y el 7,7% en niveles graves. Si bien las situaciones más extremas fueron a la merma en el lapso de 2010-15, las cifras aún representan una preocupación muy grave, de cara al desarrollo de los chicos.

Se estima que en 2015, uno de cada cuatro niños (24,7%) pertenecía a hogares con las necesidades básicas insatisfechas (NBI). Eso representa un indicador de la pobreza de tipo estructural tradicional, que refleja las oportunidades existentes en una sociedad en aspectos clave del desarrollo humano y social de la infancia (hábitat de vida, inclusión educativa de los niños de entre 6 y 12 años y del jefe de hogar y la tasa de dependencia).

Respecto a las cifras de la pobreza estructural, la mayor merma se dio entre el 2009 y 2010, mientras que a partir de 2011 hasta el 2015 la cifra se mantuvo en pleno ascenso.

"En cuanto a los derechos a la crianza, salud e información, hay inequidades muy significativas. La inequidad social es muy evidente y tendría que estar entre los principales temas de atención para las políticas públicas", añadió Tuñón.


La investigación, sobre las condiciones de vida de la infancia en la Argentina en el período 2010-2015, indica que:

  • La situación de inseguridad alimentaria afectaba en 2015 al 19,5% de la infancia y adolescencia urbana y al 7,7% en niveles graves.
  • El 48% de los chicos/as en la Argentina urbana tienen como única opción para la atención de su salud el sistema público.
  • El 25,8% de las infancias y adolescencias no consultó a un médico y un 46,7% no consultó a un odontólogo en el último año. En el conurbano bonaerense 32% de los chicos/as no asistieron a una cónsula médica durante 2015.
  • En 2015 el 49,9% de la infancia y adolescencia urbana en la Argentina vivía en un medio de vida insalubre, tanto por problemas de contaminación ambiental como a consecuencia de la cercanía de fábricas y/o basurales, proximidad a lugares de quema de basura o existencia de plagas.
  • Se calcula que el 42% de la infancia y adolescencia reside en viviendas con problemas de saneamiento (no accede en su vivienda a cloacas, o a la red de agua corriente, y/o no tiene inodoro con descarga de agua).
  • En 2015, la calidad de la construcción de la vivienda resulta deficitaria para el 18,9% de la población de niños/as y adolescentes. La situación de hacinamiento afectaba al 18,5%.
  • Se estima que, en 2015, el 18,7% de los chicos/as compartía cama o colchón para dormir, y si bien dicha incidencia trepa al 30,5% en los hogares de estratos más bajos, también se presenta en el 10% de los chicos/as del estrato medio profesional o medio alto.
  • El 12,8% de los chicos/as no festejaron su último cumpleaños, en el estrato social más bajo no lo hizo el 23% y en el medio alto, el 4,8%.
  • A 4 de cada 10 niños/as de 0 a 12 años de edad no les suelen leer cuentos y/o no tienen libros infantiles en su hogar.
  • En cuanto a las formas de disciplinar a los niños/as y adolescentes, la propensión al uso de la violencia física en 2015 afectaba al 19,9%. Asimismo, 5,7% de los chicos/as pertenecen a hogares donde se utiliza la agresión verbal como método de disciplinamiento.
  • El 58,1% de los chicos/as entre 5 y 17 años no realiza actividad física extra-escolar, 86,4% no realiza ninguna actividad artística o cultural.
  • El 86,3% de los chicos/as de 5 a 12 años no concurre a colonias de vacaciones.
  • El 60,4% de los chicos/as de 5 a 17 años no tiene una biblioteca con libros en su casa y el 50% no suele leer textos impresos.
  • La enseñanza de música, plástica y educación física no se cubre en el 21,5% de los estudiantes de primaria en al menos una de las asignaturas.
  • Se estima que el 23% de los adolescentes se encuentra en situación de déficit educativo (no asiste o lo hace con sobreedad). El déficit es del 40% en el estrato social muy bajo y del 35% en villas o asentamientos urbanos.
  • Se estima que el 25% de los estudiantes secundarios no tiene enseñanza de computación, y que el 12% carece de enseñanza de idioma extranjero.
  • El 12% de los chicos/as de 5 a 17 años trabajaba en actividades domésticas intensivas (4,3%) y/o en el mercado (9,5%).

Colecta "más por menos": sábado 10 y domingo 11 de septiembre

El presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Lozano, instó a acercarse "a tantas situaciones de abandono y desamparo" mediante la colecta y sostuvo: "Cuando el hambre entra en vigencia no da tregua, por lo que no se puede pedir a los pobres que esperen tiempos mejores. Hay que acudir ahora".

El arzobispo afirmó que los problemas sociales en el país "son graves, urgentes", por lo que las respuestas "también deben serlo", y reclamó a las autoridades "soluciones que cambien las estructuras sociales injustas".

"Gente que duerme en la calle, niños que no se alimentan adecuadamente, abuelos que no tienen acceso a los medicamentos, viviendas precarias hasta lo inmoral", describió el prelado al alentar a la colecta Más por Menos de este fin de semana.


Más información:

Etiquetas:

Comentarios