CRISTINA NO CREE EN SU PROPIO DISCURSO